Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#VocesADN: La furia en el país y la revocación de AMLO

Ante el panorama del río revuelto, pareciera que solo hay una figura que emerge, que le conviene, que se hace más fuerte, opina Caleb Ordóñez.

Nota del editor: Caleb Ordóñez Talavera (1984) es abogado, comunicador y especialista en Periodismo digital por la Universidad Complutense de Madrid. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

CIUDAD DE MÉXICO, (ADNPolítico) - ¿Escuchas el sonido? Se oye un país gritando, abucheando de norte a sur, enojado a niveles de demencia, algunos despreciando a tope a sus gobernantes y representantes, mientras otros les defienden a muerte.

Lee: AMLO pospone la firma de su compromiso de no reelección

Es el país de la matraca y explosiones en furia. Se destrozan en Twitter, en Facebook se insultan unos a otros. Es el país donde un senador como Gustavo Madero (PAN) llama ignorantes a sus colegas “izquierdistas” y les remata diciendo que no tienen “reputa idea de nada”. Mientras que otro, como el caso de Félix Salgado Macedonio (Morena) le llama “Perra en celo” a un opositor “de derecha” en redes sociales.

Así, brabucón y con ganas de morder, el país no calma su ira, ni parece que lo hará. No se pacifica la nación a través de nuevas leyes y reformas a la Constitución, todo lo contrario. Una tras otra, las controversias dividen y polarizan a la muchedumbre. El ambiente denota una estrategia mezquina, de todas las corrientes políticas, los partidos políticos pagan bots para ganar encuestas en redes sociales y nacen figuras espontáneamente de izquierda y derecha.

El rival mal y de malas

Publicidad

Los gobernadores no están sonriendo, mucho menos los de oposición, aquellos que no tienen dónde refugiarse, las siglas de sus partidos están “apestadas” por muchos, se demostró en las últimas elecciones.

Lee: Krauze y los señalamientos de una operación contra AMLO

No se levanta una figura -una sola- que tenga el tamaño de representar al antagonismo a Andrés Manuel López Obrador. Javier Corral lo intentó, pero fue “cepillado” rápidamente, es una figura nacional respetada, sin embargo, su 24.2% de aprobación como gobernador de Chihuahua no le da el respaldo moral.

No es el único que anda mal, según un ejercicio estadístico, realizado por la casa encuestadora Arias Consultores (revista32.mx) determina que solo tres jefes estatales tienen la aprobación de más del 50%: de Tabasco, Adán Augusto López, en primero con 61.2%; Maurico Vila de Yucatán con 60.2%, y el gobernador de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca, en tercer lugar con apenas el 52%, todos los demás desbaratados.

Entre los que figuran en últimos lugares, el panista Francisco de la Vega, de Baja California, con 12.7%; el mandatario de San Luis Potosí con 10.2%, mientras que en el fondo aparece Jaime Rodríguez “El Bronco”, desplomado con un 7.8%.

Lee: Y el PAN lanza "alerta internacional": Morena quiere perpetuarse en el poder

La crisis de los gobernantes se agrava con la aprobación por parte de la Cámara de Diputados de la revocación de mandato, donde no solo el presidente de la República participará sino también gobernadores, diputados federales, senadores, diputados locales, integrantes de ayuntamientos, el jefe de Gobierno de la CDMX y los representantes de sus alcaldías.

AMLO en la boleta del 2021

Ante el panorama del río revuelto, pareciera que solo hay una figura que emerge, que le conviene, que se hace más fuerte. El presidente López Obrador tiene claro el campo de batalla, que aparezca el nombre del mandatario en una boleta el mismo día que otros personajes, obviamente de menos de peso, buscando un puesto público. ¿Esto afecta al proceso electoral?

Podría ser que sí, pues si AMLO mantiene la popularidad por lo cielos, la competencia contra los demás partidos será inequitativa, además de que los reflectores y menciones en medios de comunicación le daría una fortaleza que Morena puede aprovechar.

Pero también existe la posibilidad, y no es remota, de que todo el enojo y la furia del país que grita se voltee en su contra en dos años. Ostentar el poder no es en sí, representar a la población, sino que López Obrador deberá acomodarse de la manera más asertiva para no recibir el descrédito a su persona.

Lee: Diputados avalan polémica reforma de consulta popular y revocación de mandato

Para esto deberá vender ideas muy populares, gobernar con medidas espectaculares, tener un Congreso a la medida de tal grado que pueda utilizar a personajes de su mismo partido para desacreditarlos y ofrendarlos si es necesario.

La revocación de mandato no suena tan benéfica como los diputados de Morena han buscado plantear, de hecho no ayuda a la débil etapa democrática en el país. Lo comprobó Venezuela en 1999, pues luego de haber aprobado en ese año la medida, Hugo Chávez fue reelecto posteriormente en tres ocasiones.

En el 2006 Bolivia también aprobó la ley y Evo Morales persiste en el poder, incluso ahora puede reelegirse de manera indefinida. No solo figuras de izquierda, en Colombia el ultra derechista Álvaro Uribe logró reelegirse en un par de ocasiones luego de que activara un referéndum constitucional muy parecido.

Lee: Oposición y empresarios acusan intento de poner a AMLO en la boleta de 2021

Si históricamente el primer paso para la reelección de un presidente es la revocación de mandato, entonces los focos rojos deben prenderse, AMLO ya sentenció que incluso firmará una especie de declaración para no reelegirse, pero va más allá, él no es la única figura que presente 70 u 80% de popularidad en la historia de México, pero sí quedará marcado por siempre que él decidió abrir una puerta que podría costarnos muy caro cerrar en un futuro.

Quizá toda la furia nacional presente persista por muchos años y mientras se fruncen los ceños unos a otros, el partido gobernante Morena suelta una pequeña mueca hacia un triunfo mucho más alargado de lo que algunos imaginamos.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad