Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#VocesADN | El AMLO de hace siete meses, versus el AMLO de hoy

¿Qué tanto ha cambiado el discurso del presidente desde el 1 de julio, cuando celebró su victoria electoral, a este 1 de febrero?
AMLO
Cambios. Este día se cumplen siete meses del triunfo de Andrés Manuel López Obrador, ¿qué ha cambiado de su discurso?.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- Hace siete meses Andrés Manuel López Obrador pronunció su primer discurso como virtual presidente electo, tras conocerse los resultados en los que el candidato de Morena derrotó con amplia mayoría a sus contrincantes del PAN y el PRI.

¿Qué dijo entonces AMLO? ¿Han cambiado sus ideas o son las mismas? ¿Lo prometido aquella noche del domingo refleja lo que AMLO y su equipo han hecho desde entonces? Analizamos algunas de las frases más reveladoras de su primer discurso:

1.- "Llamo a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses personales, por legítimos que sean, el interés general”.
Los enconos siguen a flor de piel. Muchos de los que votaron por AMLO defienden las decisiones que toma el nuevo presidente, pero las encuestas no necesariamente reflejan que aquellos que votaron en contra están apoyándolo. AMLO continúa llamando “adversarios” y “conservadores” a aquellos que no comulgan con su proyecto de nación; a algunos medios de prensa los ha tildado de “prensa fifí” o los acusa de no ser serios.

2.- "El nuevo proyecto de nación buscará establecer una auténtica democracia”.
La separación de poderes está en entredicho. Apenas tomaron posesión en septiembre, el grupo de Morena y sus aliados lograron que un grupo de diputados del Partido Verde se convirtieran en tránsfugas para incorporarse a Morena y lograr mayoría. Las cámaras aprobaron sin modificaciones apenas el Presupuesto de Egresos de 2019 y, más importante, en San Lázaro se votó a favor de la creación de la Guardia Nacional que propuso AMLO, quien criticó que los legisladores modificarán su proyecto original pidiéndole a los senadores enmendar la plana. El presidente anunció hace apenas unos días que “vigilará” las elecciones extraordinarias en Puebla, luego que ese estado perdió a su gobernadora constitucional en un accidente aéreo. Sus propuestas para sustituir a los ministros en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) también han generado polémica al considerarse una intromisión del Ejecutivo en las facultades del Poder Judicial.

3.- "Los cambios serán profundos, pero se darán con apego al orden legal establecido”.
Uno de los cambios más polémicos fue la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. AMLO argumentó que el pueblo había votado en ese sentido en su consulta realizada en octubre, antes de tomar posesión como presidente y sin seguir las reglas constitucionales fijadas para ese tipo de procedimientos. Reducir la burocracia también ha sido una de sus banderas en estos primeros meses de su gobierno, aunque decenas de afectados han ventilado en redes sociales supuestos despidos al margen de la ley, sin liquidaciones o sin finiquitos.

Lee además: AMLO se compromete a no modificar comisiones bancarias en los próximos 3 años

Publicidad

4.- “En materia económica, se respetará la autonomía del Banco de México; el nuevo gobierno mantendrá disciplina financiera y fiscal”
Aún es prematuro para saberlo. AMLO propuso, y el Senado aprobó, a dos nuevos subgobernadores para el banco central: Gerardo Esquivel y Jonathan Heath. No hay ningún indicio de que el gobierno haya querido o desee influir sobre la política del Banxico. (Hay que notar que Esquivel es una persona cerca a AMLO, fue su asesor económico y antes de ser propuesto para la Junta de Gobierno del banco central, estaba enfilado a ser subsecretario de Hacienda). La disciplina fiscal parece que va en marcha, si tomamos en cuenta el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos presentada y aprobada para este año, aunque habrá que ver en los próximos meses cuánto gasto se ejerce en realidad y cuántos recursos entran a las finanzas públicas. Habrá que estar atentos a los reportes mensuales de la Secretaría de Hacienda.

5.- “Se reconocerán los compromisos contraídos con empresas y bancos nacionales y extranjeros”.
Es probable que esto se esté cumpliendo de forma ordenada. Pese a la cancelación del proyecto del nuevo aeropuerto en Texcoco, el presidente ha dicho que los contratos serán terminados de forma legal. Sin embargo, ha quedado un mal sabor de boca cuando el propio mandatario y su secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, propusieron llevar a esos mismos contratistas al proyecto en ciernes de la base aérea de Santa Lucía. Otro punto cuestionado por la Iniciativa Privada y los organismos de transparencia ha sido la ausencia de licitaciones para elegir proveedores para el gobierno: AMLO ha dado -sin mediar concurso- contratos a empresas privadas para pozos petroleros, la construcción de la refinería en Dos Bocas, bancos para gestionar recursos de programas sociales, estudios de impacto del Tren Maya, y la compra de pipas de combustible.

Conoce más: Si es necesario iremos a la "pobreza franciscana", advierte AMLO

6.- “Bajo ninguna circunstancia, el próximo presidente de la República permitirá la corrupción ni la impunidad. Erradicar la corrupción y la impunidad será la misión principal del nuevo gobierno”.
Una de las propuestas más controvertidas de AMLO en los últimos meses ha sido su pretendido “Punto Final”, un plan para no remover el pasado y concentrarse de ahora en adelante solo en el futuro. Expertos y analistas han dicho que el combate a la corrupción y la impunidad debe contemplar el ajuste de cuentas contra quienes hayan cometido irregularidades en el pasado. AMLO prometió que llevaría a una “consulta popular” la decisión si deberían o no enjuiciarse a los presidentes anteriores. En sus discursos habituales, el presidente culpa al “neoliberalismo” de muchos de los males que aquejan actualmente a México.

7.- “Todo lo ahorrado por el combate a la corrupción y por abolir los privilegios, se destinará a impulsar el desarrollo del país”.
Todavía no resulta del todo claro si habrá ahorros, al menos en el corto plazo. Durante su campaña, AMLO solía afirmar que podía obtener más de 500 mil millones de pesos al combatir la corrupción. Su principal lucha en los primeros meses de gobierno ha sido contra el robo de combustibles en los ductos de Pemex, pero aunque el combate al huachicol puede dar ahorros, también representa costos (vigilancia, compra de pipas, pérdidas económicas) que no se han cuantificado o hecho públicas por parte del gobierno. La reducción de sueldos a altos funcionarios y la cancelación de sus seguros médicos privados puede generar economías, pero quitar otros “privilegios”, como viajar en un avión presidencial, no ha arrojado ahorros de momento, pues el gobierno sigue pagando el costo de la aeronave que está varada en California, en espera de ser vendida.

No haremos caso a ninguna intimidación, dice AMLO ante amenaza de huachicoleros

Publicidad

8.- “Cambiará la estrategia fallida de combate a la inseguridad y a la violencia. Más que el uso de la fuerza, atenderemos las causas que originan la inseguridad y la violencia”.
Este puede ser uno de los puntos más polémicos del nuevo gobierno. AMLO nunca dijo (ni en campaña ni en su discurso del 1 de julio) que sería la Secretaría de la Defensa la que encabezaría la Guardia Nacional. Sus críticos (incluso de su propio partido, como la diputada Tatiana Clouthier) interpretaron dicha iniciativa como la militarización de las fuerzas del orden. El presidente promovió, en el Congreso federal, esta reforma constitucional que permitiría a la Sedena hacerse cargo de las labores de seguridad pública.

9.- “En política exterior, se volverán a aplicar los principios de no intervención, de autodeterminación de los pueblos y de solución pacífica a las controversias”.
En este punto ha sido sumamente consistente, aunque esto le ha valido críticas, especialmente por el caso Venezuela, donde el gobierno mexicano ha adoptado una posición “neutral” y no ha modificado su relación con la nación sudamericana y por tanto no ha desconocido la presidencia de Nicolás Maduro.

10.- “Con el gobierno de Estados Unidos de América buscaremos una relación de amistad y de cooperación para el desarrollo, siempre fincada en el respeto mutuo y en la defensa de nuestros paisanos migrantes”.
Puede que no exista una relación “hostil” como la tuvo el gobierno de Peña Nieto, pero lo cierto es que México no ha logrado hasta ahora una “amistad” con la Casa Blanca. Algunos analistas han criticado el silencio o la inacción de AMLO frente a las afrentas de Donald Trump, quien continúa criticando a México por expulsar migrantes o dejar pasar por su territorio a caravanas centroamericanas. Además, Estados Unidos comenzó desde esta semana a expulsar a México a ciudadanos de otros países que están aguardando si su petición de asilo o refugio recibe una respuesta positiva.

Han pasado siete meses desde esa noche del 1 de julio. El presidente López Obrador tiene por delante todavía casi seis años para hacer realidad las promesas que hizo aquella noche: “Reitero el compromiso de no traicionar la confianza que han depositado en mí millones de mexicanos. Voy a gobernar con rectitud y justicia. No les fallaré porque mantengo ideales y principios que es lo que estimo más importante en mi vida. Pero, también, confieso que tengo una ambición legítima: quiero pasar a la historia como un buen presidente de México. Deseo con toda mi alma poner en alto la grandeza de nuestra patria, ayudar a construir una sociedad mejor y conseguir la dicha y la felicidad de todos los mexicanos".

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad