Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Elba Esther is back

Verá en completa libertad el ocaso de Peña Nieto entregando la banda presidencial, señala Caleb Ordóñez.

Nota del editor: Caleb Ordóñez Talavera (1984) es abogado, comunicador y especialista en Periodismo digital por la Universidad Complutense de Madrid. Síguelo en Twitter como @CalebMx . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(ADNPolítico) – Las redes sociales estallaron en la madrugada del 8 de agosto, la resolución era inminente: Elba Esther Gordillo Morales, una de las “villanas” políticas más afamadas durante años, había sido absuelta por los delitos que se le imputaban sobre evasión fiscal y lavado de dinero, lo que le concede la absoluta e inmediata libertad.

Lee: Elba Esther Gordillo queda en libertad en el ocaso del gobierno de Peña Nieto

Gordillo Morales, repudiada por muchos y venerada por otros, quedará plasmada en la historia de México como un personaje excéntrico: llena de lujos, cirugías plásticas, yates y viajes mensuales costosísimos. Gucci, Louis Vuitton, Christian Dior, Chanel y Prada eran sus marcas favoritas; alguna vez, la PGR le señaló un gasto de 40 millones de pesos de factura en la tienda Neiman Marcus. Tiene en su haber más de 16 inmuebles valuados en millones de dólares.

Una mujer sumamente poderosa, que puso en jaque a presidentes gracias al control que ejercía en el sindicato nacional de maestros; la dama temida, de mirada desafiante y poder casi absoluto ha tenido una vida escabrosa, de orígenes muy humildes y pasajes arrebatados.

Para comprender mejor la vida de Elba Esther tendríamos que remontarnos a su pasado en el pequeño pueblo de Comitán, Chiapas, donde creció sin la presencia de su padre, quien murió cuando ella apenas tenía tres años, por lo que su madre Zoila Morales, una modesta maestra de primaria, se tuvo que hacer cargo de los gastos y la formación de la pequeña Elba y su hermana mayor Martha Leticia. Luego tendría otros tres medios hermanos: Enriqueta, Rafael y Rubén.

Publicidad

Siempre acompañada de la desgracia

Elba Esther quizá nunca imaginó a sus 18 años lo que recorrería en su vida. En ese entonces, Gordillo Morales estaba profundamente enamorada de quien fuera su maestro de geografía, Arturo Montelongo, con quien se casó y procreó a su primer hija Maricruz Tzansa Montelongo. Una enfermedad crónica se le había diagnosticado al joven Arturo y Gordillo decidió donar uno de sus riñones para salvarle la vida; sin embargo, poco se pudo hacer y el maestro falleció en 1963, dejando a Elba Esther viuda a sus escasos 19 años y a una hija huérfana, parecía que su misma historia de infancia se repetía.

Tiempo después y prácticamente en la ruina, conoció a otro maestro, Francisco Arriola Urbina, con quien luego de casarse en 1971 procreó a Mónica Tzansa Arriola Gordillo. Aunque las dos hijas tuvieron el mismo segundo nombre, solo Mónica se dedicó a la política.

La fatalidad llegó una vez más a su vida luego de que su hija Maricruz le dejara “encargado” a su hijo Francisco Fujiwara Montelogo, quien murió de manera trágica siendo apenas un pequeño niño mientras jugaba en el lujoso departamento de su abuela en la colonia Polanco, ese fatídico descuido separó a la maestra y su hija.

Sin embargo, la más pequeña, Mónica creció al lado de su madre en todos los sentidos, incluso fundó el Partido Nueva Alianza en el año 2005. Llegó a ser diputada federal, luego Senadora de la República en el 2012, casi cuatro años después, luego de una batalla contra un tumor en el cerebro que le fue detectado, perdió la vida. Aunque Elba Esther consiguió un permiso especial para acudir al funeral, nunca pudo despedirse de su hija en vida.

Publicidad

Actualmente, Gordillo padece las enfermedad de Hepatitis C crónica grado II, su ojo izquierdo ha perdido casi la mitad de su visibilidad, padece de hipertensión, una lesión en su tobillo nunca ha podido ser reparada lo que la ha dejado en silla de ruedas, además de sufrir de aneurisma.

Lee: 70 datos de Elba Esther Gordillo, la 'maestra' que cayó del poder

La maestra: Traiciones y poder desmedido

Publicidad

Desde el día que Elba Esther conoció al maestro sindicalista Carlos Jongitud Barrios en 1972, aprendió a movilizarse entre los maestros. Gordillo tenía que dedicarse además de dar clases, a ser mesera y telefonista en la Ciudad de México, pero en el año 1977 su historia cambiaría drásticamente al convertirse en la secretaria general de la sección 39 del SNTE el primer escalón que la llevaría, primero ser diputada federal en 1979 y 1985, luego en 1988 sería jefa delegacional en Gustavo A. Madero por tan solo cuatro meses.
Luego de la destitución de Jongitud Barrios, logró tomar posesión de la SNTE nacional, un 24 de abril de 1989, todo esto gracias a un acuerdo que tuvo con el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari para desbancar a su ex mentor. Oficialmente, solo habría ocupado de 1990 a 1995 el cargo de secretaria general del SNTE, sin embargo siempre había tenido el poder suficiente para poner y “cortar” cabezas en los liderazgos del sindicato.

Gordillo fue senadora en 1994, luego en 2002 fue acusada ante la fiscalía de crímenes del pasado de haber participado en la muerte del profesor Misael Núñez Acosta, sin embargo fue exhonerada. En 2003 fue nuevamente diputada federal y coordinadora de la bancada priísta. Siendo aún militante del PRI creó el Panal. En el 2006 fue expulsada por el tricolor por apoyar “descaradamente” al candidato del PAN.

Aliada al panista Vicente Fox, con un partido político y un sindicato de maestros bajo su poderío, en el 2006 se enfrentó directamente contra el candidato de la izquierda Andrés Manuel López Obrador y éste divulgó unas grabaciones donde “La maestra” movilizó a varios gobernadores a fin de darle votos al entonces candidato del PAN, Felipe Calderón Hinojosa, de quien fue aliado hasta el último momento de su presidencia.

“¡Ay, Dios mío!”

Publicidad

A pesar de haber apoyado a Enrique Peña Nieto en su exitosa campaña en 2012, un rompimiento con el actual presidente de la República la llevó a lo más oscuro de su carrera: la prisión. El 26 de febrero del 2013 fue arrestada por la PGR con el apoyo de la Marina, acusada de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, Gordillo fue presentada ante el juez, donde la PGR la acusó de desviar hasta 2,600 millones de pesos de recursos del SNTE.

“¡Ay, Dios mío!” fue lo único que alcanzó a decir la maestra caída en desgracia, luego sería llevada al penal de Santa Martha y, tras la ayuda de sus abogados, a un arresto domiciliario que tuvo fin el día 7 de agosto del 2018, al ser notificada por el primer Tribunal Unitario en materia penal con el decreto de su "absoluta e inmediata libertad".

La sombra de AMLO y el ocaso de EPN

El día en que Andrés Manuel López Obrador es nombrado “presidente electo” por el tribunal electoral, surgen las interrogantes si el tabasqueño tuvo algo que ver en la liberación de la autonombrada “guerrera”. Para nadie es un secreto que en esta elección la maestra Gordillo, sus familiares y amigos más cercanos fueron aliados del candidato de Morena lo que ha originado el debate sobre si hubo o no, un arreglo con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, quizá jamás lo sabremos.

Publicidad

Lo que si conocemos es que relación de AMLO y Gordillo ha sido un claroscuro, desde el 2006 hasta el 2016 el fundador de Morena la llamó “cacique”, “miembro de la mafia del poder” y “fraudulenta”. Pero en el 2017 todo cambió, pidió “No hacer leña del árbol caído”, pues la prisión domiciliaria era su derecho. Luego en plena campaña a la presidencia, López Obrador pidió respeto a “la maestra”, pues “ya está retirada y se encuentra en una situación delicada”.

Elba Esther ha sido liberada, levantando el vuelo cual ave fénix, aparentemente respaldada por el próximo gobierno y haciendo lo que más le apasiona: operar políticamente. Verá en completa libertad el ocaso de Peña Nieto entregando la banda presidencial.

Una vida atropellada, llena de altibajos: pobreza, lujos, enfermedades, acusaciones, muertes y sobretodo poder. ¿Vendrán para Elba Esther los mejores años de su vida? ¿Es imposible la cuarta transformación sin ella?

La historia continuará... Por lo pronto, Elba Esther is back.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad