Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

AMLO recurre a las consultas ciudadanas como una herramienta para su gobierno

AMLO quiere someter a consulta temas como la reforma educativa o el NAIM. Expertos creen que con ello busca legitimar sus decisiones, pero advierten que no puede supeditar todo a la opinión ciudadana.
A consulta
A consulta El virtual presidente electo dice que deben eliminarse las "trabas" que obstaculizan la realización de consultas populares. (Foto: ADNPolítico)

En agosto próximo, el equipo de Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo de México, prevé empezar a realizar foros y consultas para analizar su propuesta de dar amnistía a personas que hayan colaborado con la delincuencia .

Sin embargo, este no es el único tema para el que el morenista quiere acercarse a la ciudadanía para preguntarle su opinión y, a partir de ello, tomar decisiones de gobierno. López Obrador y su equipo han dicho que también quieren consultar a la gente en materias como las reformas educativa y energética, las medidas a seguir para logar la pacificación en el país o, incluso, la adopción para parejas del mismo sexo.

López Obrador implementó este mecanismo de consultas ciudadanas —incluido ya en el artículo 35 de la Constitución, con reglas establecidas— durante el tiempo que fue jefe de gobierno del Distrito Federal (2000-2005). En ese periodo, preguntó a los capitalinos si estaban de acuerdo con diversas acciones de su administración y, ahora, quiere hacer algo similar en su sexenio como presidente (2018-2024).

"Está anticipando un proceso de toma de decisiones en donde haya mayor participación de un mayor número de actores sociales, está buscando legitimar las acciones de gobierno y (esto) le permitirá democratizar el proceso de toma de decisiones", considera Maribel Flores, catedrática del Tecnológico de Monterrey en Puebla.

Publicidad

Recomendamos: ¿Para qué reformas le alcanza a AMLO en el Congreso... y para cuáles no?

Entre los temas que quiere someter a consulta las opiniones varían. Por ejemplo, en el caso de la revocación de mandato, una encuesta de El Financiero reveló que 65% de los consultados está a favor; en contraste, cuando se cuestionó a los encuestados sobre la posible cancelación del Nuevo Aeropuerto — otro asunto que López Obrador quiere consultar —, 54% manifestó no estar de acuerdo, mientras que la idea de la amnistía tuvo 73% de rechazo.

De hecho, la amnistía es uno de los puntos que más generan contrastes. Parametría hizo una encuesta en la que reportó que 30% de entrevistados considera que si el gobierno perdonara a los líderes de los cárteles del narcotráfico la violencia en el país disminuiría, otro 30% dijo que con este perdón la violencia aumentaría, en tanto que 28% consideró que la medida no tendría impacto en los niveles de violencia en el país.

¿Se debe tomar en cuenta a la ciudadanía?

Publicidad

Liliana Veloz, investigadora de la Red por la Rendición de Cuentas (RRC), señala que no está mal tomar en cuenta a la ciudadanía, pero advierte que no se puede supeditar toda decisión gubernamental a un proceso de consulta, porque esto demeritaría el trabajo de los funcionarios y de los legisladores en la cámaras.

"Habría que buscar mecanismos, decisiones que se tomen para la sociedad, pero no le puedes transferir toda la responsabilidad a la sociedad porque para eso están los diferentes representantes", comenta Veloz.

En este sentido, una de las posibles consultas anunciadas por López Obrador ya enfrenta rechazo. Se trata de aquella que el fundador de Morena ha planteado sobre la adopción para parejas del mismo sexo, pues quienes están a favor del matrimonio igualitario —como el actor Diego Luna, al igual que otros activistas— argumentan que esto ya es un derecho ganado que no tiene por qué ser consultado.

Publicidad

¿Cuál es el reto?

Publicidad

Las expertas entrevistadas consideran que en este periodo de transición el equipo de López Obrador debe analizar qué temas realmente se deben someter a consulta y cuáles no, para que la intención de convocar a consultas no le resulte contraproducente y le haga perder fuerza como mandatario.

"Dado que es el presidente con el mayor número de votos, llega con un alto nivel de legitimidad (…) pero hasta qué punto para garantizar la gobernabilidad; se puede debilitar si todo se consulta a la ciudadanía, porque perdería capacidad de toma de decisiones", dice Flores.

Te puede interesar: ¿Qué esperar del gobierno de López Obrador?

En cuanto a la sociedad, las especialistas señalan si este mecanismo se instala como una herramienta de gobierno, el reto será que los ciudadanos se informen y participen con una opinión razonada sobre los temas que sean consultados, y no solo legitimen las propuestas del presidente.

Publicidad

Edgardo Mosqueira, coordinador del Cluster de Reforma de la Gestión Pública del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), señala que la consulta ciudadana es un mecanismo que por sí mismo no es malo o bueno, sino que lo más importante es que se cuente con información suficientemente clara para generar consensos.

"La consulta ciudadana, como todo mecanismo (...), permite ir construyendo consensos, puede haber discusiones, puede llevar a la polarización, pero también puede abrir el debate público, ir generando mejores consensos", dice.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad