Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Crónica: López Obrador hace su primer asomo a Palacio Nacional

El virtual ganador de la elección visitó al presidente Enrique Peña Nieto este martes, justo en el lugar donde ha dicho que quiere establecer su centro de operaciones cuando asuma el poder.
Protocolo
Protocolo López Obrador llegó a Palacio Nacional antes de las 11:00. Habló con Peña Nieto cerca de dos horas y luego dio una rueda de prensa.

Andrés Manuel López Obrador ya se asomó a Palacio Nacional, el lugar desde el que quiere gobernar, y la gente se lo festejó con porras mientras se entrevistaba con Enrique Peña Nieto.

Este martes, ambos políticos —rivales en la presidencial de hace seis años— caminaron por los pasillos del recinto en una situación distinta a la que los vinculó en la contienda de 2012. En aquel entonces, los dos fueron candidatos y duros adversarios; ahora, uno es presidente en funciones y el otro es virtual mandatario electo.

Adentro del inmueble, relucían los pasillos y decenas de periodistas y camarógrafos esperaban conocer los detalles de la reunión privada. Afuera, simpatizantes de López Obrador pedían a gritos ver al candidato de Morena y policías cuidaban la zona.

Publicidad

López Obrador llegó al encuentro cuatro minutos antes de las 11:00 y fue recibido por vivas y "apachurrones" de sus seguidores. Estuvo con Peña Nieto cerca de dos horas y, según explicó él mismo al salir, en ese tiempo trataron asuntos como el Nuevo Aeropuerto, la reforma energética, el Presupuesto de Egresos de 2019 y la seguridad pública.

También acordaron —a petición de Peña Nieto— que el proceso de transición inicie una vez que el Tribunal Electoral federal declare al morenista presidente electo .

Como en tiempos del GDF

Publicidad

El tres veces candidato presidencial fue el único protagonista de la rueda de prensa. Peña Nieto decidió no acompañarlo en su encuentro con los medios, aunque ya invitó a quien se perfila como su sucesor a que este mismo mes viaje con él a una cumbre regional en Puerto Vallarta.

Solo ante el micrófono y en medio de una lluvia de preguntas —al estilo de las conferencias de prensa que suele dar desde que era jefe de gobierno de la capital—, López Obrador reconoció a Peña Nieto e incluso le dirigió elogios impensables hace seis años.

Publicidad

"Yo he padecido de ese intervencionismo faccioso, que no corresponde a sistemas políticos democráticos. Y ahora tengo que reconocer que, en este proceso electoral, el presidente Peña actuó con respeto y las elecciones fueron, en lo general, libres y limpias", dijo.

Con su hablar pausado e interactuando con algunos reporteros inconformes con sus respuestas, López Obrador también aseguró que su equipo y el de Peña Nieto trabajarán en coordinación, sobre todo en asuntos como la renegociación del TLCAN .

Publicidad

"En este periodo tenemos que ponernos de acuerdo en muchos temas, sobre todo en lograr que la transición se dé de manera ordenada, pacífica, que no haya sobresaltos, que haya confianza en temas económicos, financieros", aseguró.

Te puede interesar: El gabinete que AMLO perfila para gobernar

Entre el tumulto

Publicidad

Después de 30 minutos, adelantó que le esperan días de trabajo con sus colaboradores y salió de Palacio Nacional, donde enfrentó un tumulto similar al que encontró al llegar.

"¡Es un honor estar con Obrador!", repetían los presentes, mientras el virtual presidente electo se alejaba de la zona para su siguiente actividad.

Publicidad

En la explanada permanecían personas como Julia Klung, una 'adelita' que tiene años apoyando el proyecto lopezobadorista y está esperanzada en el cambio que este puede traer al país.

"La llegada de Andrés Manuel al gobierno para mí, como ciudadana, es la luz de la esperanza de que vaya a haber justicia, un cambio social en nuestro país, de que todos los mexicanos vivamos un poco más tranquilos", dijo.

Hoy, aún falta que el Tribunal Electoral federal valide el triunfo de López Obrador, lo que se prevé ocurra sin contratiempos dado que sus adversarios han reconocido su victoria. Luego vendría la etapa de transición y finalmente se daría la toma de posesión, tras la cual el morenista podría instalarse en el recinto por el que este martes se asomó, irónicamente acompañado por el priista que hasta no mucho era su acérrimo rival.

Publicidad
¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad