Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

De ciudadano a priista: 6 señales de la transformación de Meade

A un mes de iniciar su campaña, José Antonio Meade dejó a un lado su “chaqueta” de ciudadano para ponerse la del tricolor.
Meade, el nuevo priista
Meade, el nuevo priista Al relanzamiento de la campaña de José Antonio Meade siguieron las señales de su acercamiento del partido.

El cambio en la dirigencia del PRI fue el inicio de un proceso de transformación del abanderado de la coalición Todos por México, José Antonio Meade , de una candidatura que nació como ciudadana a una totalmente priista.

El pasado 6 de mayo, el nuevo dirigente nacional, René Juárez, se comprometió a que el PRI “jugaría a muerte” para mantenerse en la presidencia en las elecciones del próximo 1 de julio, en un escenario en el que su candidato figura lejos de los primeros lugares de las encuestas.

Antes de quitar a Enrique Ochoa de la dirigencia y poner a un hombre más experimentado en la operación política, Meade ya había hecho llamados a los priistas para reforzar su campaña, pero no fue hasta el enroque que la “marea roja” se dejó ver.

Estas son algunas señales de la transformación de Meade

Los colores con los que se viste

No tuvo que hacer ninguna transformación al estilo del anime japonés. Lo único que hizo fue ponerse –pero bien puesto– el chaleco rojo del PRI.

Publicidad

Meade había mantenido un look neutro en sus mítines: camisa blanca con el logotipo de los triángulos en colores turquesa, de Nueva Alianza; verde, del PVEM y rojo por el PRI. Pero desde el 6 de mayo, cuando relanzó su campaña bajo el cobijo de la militancia, ha portado su chaleco rojo priista en la mayoría de los eventos proselitistas.

La entrega de programas sociales

Una de sus primeras acciones tras la renovación fue impulsar el programa Prospera, una apuesta del gobierno federal para el combate a la pobreza que ha sido usado con fines electorales.

El candidato dijo el lunes 7 de mayo que inscribiría a ese programa a 2 millones más de familias , triplicaría el apoyo para las que tuvieran un integrante con discapacidad y daría becas a los jóvenes. Luego, anunció que daría 1,200 pesos para las mujeres.

Desde entonces, no ha dejado de difundir los programas sociales con los que ayudará a los mexicanos en caso de ganar las elecciones.

Defender al priismo como a sí mismo

Publicidad

En un evento el 6 de mayo, Meade se dirigió a sus contrincantes: “Hay quienes con soberbia dicen que el PRI ya se va... Ya se va, pero a Los Pinos”.

Al principio, el exsecretario de Hacienda había ocultado el emblema del partido, pero después presumió en repetidas ocasiones al partido que lo abandera y los logros de gobiernos emanados de él.

En dos entrevistas televisivas, le cuestionaron la honestidad del presidente Enrique Peña Nieto y de la marca PRI; también le preguntaron por los casos de corrupción de exgobernadores priistas como Roberto Borge o Javier Duarte.

A todo respondió mostrando su apoyo al partido e incluso, en la entrevista con Milenio , le preguntó a la periodista Azucena Uresti que si ella tenía amigos priistas a quienes invitaría a su casa.

Tal vez te interese: Las frases con las que Meade se defendió en 'Tercer Grado'

Puso también como ejemplo a su padre, Dionisio Meade, quien –dijo– es un priista honesto y a quien admira.

Publicidad

Incorporación de viejos cuadros

No solo fue René Juárez. A la campaña de Meade también se incorporó el exgobernador de Quintana Roo, Joaquín Hendricks Díaz, como coordinador de la cuarta circunscripción, que abarca la Ciudad de México, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

El exgobernador de Tamaulipas, Manuel Cavazos, se sumó como mano derecha de Juárez; José Encarnación Alfaro, quien se desempeñó como secretario de Organización del PRI en 2015 y es considerado un operador en la capital, y José Estefan Chidiac, exsecretario de finanzas del PRI también se adhirieron a la campaña.

El PRI 'se pone la camiseta' por la campaña

En su toma de protesta, Juárez Cisneros dijo que buscarían a todos los militantes y simpatizantes del PRI hasta sus casas para impulsar la candidatura de Meade. Esto fue bien escuchado dentro del partido, luego de que el candidato señalara una falta de coordinación.

Ahora, en los eventos y en redes sociales, los priistas han alabado al exsecretario de Hacienda. Esto se evidenció el pasado 10 de mayo, cuando lanzaron una nueva campaña en redes sociales con el hashtag #MeadeChingón. La frase se difundió en las cuentas oficiales del partido y de los militantes del PRI.

Publicidad

Pide 'carro completo' para el PRI

Tras reunirse con profesores del Partido Nueva Alianza (Panal) y pedirles el tercio de votos que le falta para alcanzar al candidato puntero en las encuestas, el 26 de mayo José Antonio Meade se reunió con priistas en uno de sus bastiones: el Estado de México.

Desde el municipio de Chalco y arropado por el gobernador Alfredo del Mazo –primo del presidente Enrique Peña Nieto–, el excanciller retomó el discurso del "carro completo" para el partido en esa entidad.

"Vamos a ganar para, desde la presidencia, acompañar el esfuerzo transformador de Alfredo del Mazo (...) El Estado de México tiene que hablar como siempre ha hablado: con las voces más preparadas, con las voces más talentosas. Aquí vamos por 5 de 5", dijo y pidió el voto para sí mismo y los candidatos a diputaciones locales y al Congreso de la Unión.

Publicidad

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad