Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"La final va a ser con Andrés Manuel y le vamos a ganar": Damián Zepeda

El dirigente nacional del PAN asegura que la elección sólo será entre Ricardo Anaya y el abanderado de Morena, y que su coalición con PRD y MC les hará ganar posiciones.
Damián Zepeda
Líder azul Zepeda tomó la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PAN tras la salida de Ricardo Anaya. (Foto: Jimena Zavala/Expansión)

Damián Zepeda, dirigente nacional del PAN y mano derecha del virtual candidato presidencial Ricardo Anaya , afirma que la elección de este año es una batalla entre dos y que uno de esos contendientes es su propio abanderado, también impulsado por el PRD y MC. El otro competidor —dice— es Andrés Manuel López Obrador , de Morena, mientras que el representante del PRI, José Antonio Meade , se quedará en un lejano tercer lugar.

Sonriente e instalado en las oficinas que Anaya dejó en sus manos en diciembre, Zepeda explica en entrevista por qué considera que su correligionario está en posibilidades de llegar a Los Pinos, así como las matemáticas electorales que llevaron al PAN a decir “sí” a participar en la coalición Por México al Frente. Sobre esta alianza, sostiene que la suma de votos dará al panismo más de lo que cedió a los otros partidos en la negociación de candidaturas.

¿Quién es el rival a vencer?
Yo te diría que el cambio es ante el sistema: sí tenemos un gobierno muy autoritario, profundamente corrupto, que tenemos que cambiar. Pero ya en términos electorales, sin duda alguna la final va a ser con Andrés Manuel, no con el PRI. Y nosotros creemos que le vamos a ganar porque tenemos una solución con visión de futuro, no de pasado, como Morena.

¿Qué vamos a ver ya en campañas?
Va a ser una campaña de mucho contraste y creo que eso es bueno para el país, que sea tan fácil en esta elección ver dónde está parado cada quien. López Obrador muestra su talante autoritario, como cuando fue jefe de Gobierno, que creía que por el solo hecho de que llegara él ya se iba a acabar la corrupción. Pues Transparencia Mexicana publicó un reporte y el entonces Distrito Federal tenía el último lugar en percepción de corrupción. Sí son visiones bien distintas y nosotros creemos que la elección nos dará la oportunidad de demostrarlo, y por eso estamos convencidos de que vamos a ganar.

Publicidad

¿Cómo llega el PAN a esta elección?
Muy fuerte. Llegamos habiendo recuperado la confianza de la ciudadanía. Nosotros, cuando entramos a esta dirigencia en 2015, teníamos en el país sólo cinco gobiernos, hoy tenemos 12 emanados del PAN. Y teníamos 340 municipios gobernados, hoy tenemos 570. Somos el partido político que más capitales gobierna, tenemos mayorías en congresos estatales.

¿Entonces por qué ir en alianza, no les alcanzaba?
Aun cuando tenemos este momento de competitividad electoral muy alta, creemos que el reto es mayúsculo y creemos que la suma de esfuerzos nos puede hacer alcanzar el objetivo que tenemos, que es cambiar México. Esta dirigencia ha sido muy clara en que somos proalianzas, por dos motivos. Primero, en un sentido electoral, la suma de esfuerzos te hace ser mucho más potente. Pero, principalmente, es porque te permite lograr tu objetivo de llegar y cambiar las cosas. Gracias a que nos sumamos PAN y PRD logramos ganar Veracruz; si no hubiésemos ido juntos, hoy Javier Duarte estaría disfrutando de sus millones. Tuvo una votación muy alta el PAN, pero necesitó de esta alianza para poder lograr ese triunfo, y hoy Veracruz está empezando a cambiar.

¿Qué pasa con las contradicciones ideológicas?
Cada partido tiene una ideología, por supuesto distinta, pero la verdad es que si ves las plataformas electorales de cada uno, te vas a encontrar con que tenemos mayores puntos de coincidencia que de diferencia. En temas económicos, en seguridad, en combate a la corrupción. Los problemas que hoy tiene México no son ideológicos, son problemas muy puntuales de política pública que se pueden transformar con un buen gobierno.

¿Cómo va a funcionar si ganan?
Nosotros vamos en coalición no nada más para la presidencia, sino también para cámaras de Diputados y Senadores. Lo que nos unió fue: no vamos bien, no basta con llegar a administrar mejor, necesitamos cambiar al régimen de este país. ¿Qué significa? Pasar de un esquema presidencial como el que tenemos a un régimen semiparlamentario, donde el Congreso se fortalezca en facultades y podamos registrar el primer gobierno de coalición en México, con una agenda común entre los tres partidos y la sociedad civil, registrada formalmente, y que el Congreso sea el garante de que eso se cumpla, con un esquema de ratificación de nombramientos de secretarios, de evaluación de que el que esté dando resultados se quede y el que no se vaya. Es una manera distinta de pensar el gobierno en este país y, por lo tanto, la coalición implicó un acuerdo casi en la totalidad de las posiciones legislativas.

Publicidad

¿No cedieron demasiado?
Fíjate que no. Fue una relación ganar-ganar. El día de hoy, el PAN tiene 56 distritos a nivel nacional, de 300. Vamos en coalición en 127, más en los que vamos solos, pasamos los 150 distritos. Cuando le propusimos a los órganos de Acción Nacional la coalición, les dijimos que la proyección es llegar a alrededor de 100 distritos ganados para Acción Nacional. Porque la suma entre PAN, PRD y Movimiento Ciudadano nos da la posibilidad de ganar más distritos. Hay distritos en donde nos quedamos a un punto, a dos o tres, que si hubiésemos ido juntos hace unos años, hoy tendríamos ese distrito. Entonces, vamos a superar por mucho los 56 que hoy tenemos.

Pero también cedieron candidaturas en zonas panistas…
Se siguieron los siguientes criterios. Primero, competitividad, quien lo ganó tiene la preferencia para encabezar. Segundo, el histórico de rentabilidad electoral. Y tercero, inclusión política. Entonces, hay lugares donde no vamos a encabezar nosotros, sino el PRD, porque ellos eran la primera fuerza que ganó ese distrito, o la que había quedado en segundo. Igual con Movimiento Ciudadano. En otros distritos, por criterio de inclusión, a un partido que no tiene una presencia fuerte en ese estado se le dio la oportunidad de participar en uno o dos distritos. Y de vuelta también: hay estados donde el PAN no tenía la fuerza principal y tuvo la inclusión.

¿Como en dónde?
En Jalisco, por ejemplo, aunque el PAN ganó en el pasado, hoy tenemos un solo distrito ganado. Vamos a ir en alianza en cuatro, y si ganamos habrá sido un crecimiento de 400%. En Guerrero, no quedamos ni en primero ni en segundo en ningún distrito. Vamos en uno y, con la suma de esfuerzos, podemos ganar. ¿Numéricamente nos correspondía ese distrito? No, pero fue un criterio de inclusión. Y también a la inversa: en Guanajuato, donde el PAN es muy dominante, se hicieron criterios de inclusión para otros partidos, en Querétaro igual.

¿Y en la Ciudad de México, ustedes le aportan al PRD suficiente para ganarle a Morena?
Sin duda alguna. El PAN en la ciudad ha tenido momentos de votación alta, cuando Santiago (Creel) compitió, con (Vicente) Fox, hubo un buen resultado. Y tenemos bastiones importantes, como la Miguel Hidalgo, Benito Juárez. Sí creemos que la suma de los tres nos va a permitir continuar con el gobierno, y digo continuar porque hoy no forma parte el PAN de este gobierno, pero sí aspiramos a serlo con la coalición .

Publicidad

¿No les da miedo que haya gente que se vaya hacia otros partidos al ver esta alianza PAN-PRD?
No lo creo. Tenemos probado a nivel nacional, cuando hemos ido juntos, que la suma es muy potente, como en Veracruz, Quintana Roo, Durango. Creo que la suma ha gustado, así lo tenemos medido. Sobre todo, creo que la ciudadanía está más que abierta a la posibilidad de una nueva manera de ver las cosas, una nueva manera de gobernar, que es lo que estamos planteando.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad