#Crónica: Anaya logra llegar a su toma de protesta sin fracturas internas

Con Corral y Mancera de su lado, el panista presumió la unidad de la coalición Por México al Frente al asumir como su candidato presidencial ante 10,000 simpatizantes en el Auditorio Nacional.
¡Protesto!  Anaya asumió este domingo, en el Auditorio Nacional, el encargo de fungir como candidato presidencial de PAN, PRD y MC.  (Foto: Itxaro Arteta)
CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico) -

Una bomba le había estallado a Ricardo Anaya la noche antes de su toma de protesta como candidato presidencial: la dura crítica de Javier Corral a la dirigencia del PAN, derivada de la forma en la que se decidieron candidaturas al Congreso, amenazaba una vez más la estabilidad del partido. Por eso, lo primero que hizo este domingo, en cuanto subió al escenario del Auditorio Nacional y tomó la palabra, fue presumir la presencia del gobernador de Chihuahua.

"Aquellos que ya se estaban frotando las manos con un supuesto pleito entre Javier Corral y yo, ¡se van a quedar con las ganas!", dijo frente a los 10,000 simpatizantes que llenaron el Auditorio.

También mostró músculo de unidad con la presencia de Rafael Moreno Valle, el exgobernador de Puebla que aspiraba a ser candidato y hasta ahora se había resistido a encontrarse con él. Y con Miguel Ángel Mancera, el jefe de gobierno que se alejó del Frente después de ser excluido de la posibilidad de contender por la presidencia, pero ahora será registrado como candidato al Senado con las siglas del PAN.

En su discurso, que empezó hora y media tarde y duró una hora exacta, el panista no mencionó por su nombre a sus rivales, pero sí acusó a Morena de promover ideas "viejas y fracasadas", e hizo referencia tres veces a su candidato, Andrés Manuel López Obrador, con la frase que sus propios spots utilizaron para promoverlo.

“Nunca falta el que quiere seguir a la antigüita, como 'ya saben quién'", dijo, y el público estalló en risas y aplausos.

En referencia al PRI, aseguró que no lo van a vencer con ataques.

"Ese dinosaurio moribundo que ha intentado destruirme a dentelladas y coletazos de infamias, que ha tratado por todos los medios de romper nuestro frente y quebrar nuestra coalición, no ha podido, ni podrá lograrlo. ¡A mí no me van a doblar! ¡Y a nosotros, no nos van a vencer!".

Los "tres tumores" de México

Anaya aseguró que el país sufre un cáncer con tres tumores que él va a combatir: el primero, la corrupción, de la que puso como ejemplo al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, por el caso del socavón abierto en julio pasado en el Libramiento de Cuernavaca, donde murieron Juan Mena Ruiz y su hijo Juan Mena Romero.

"¿Dónde está hoy Ruiz Esparza? Está buscando fuero detrás de una candidatura del PRI", señaló. "Yo voy a combatir el crimen organizado, pero empezando por el organizado desde el escritorio de los políticos corruptos, que, coludidos con contratistas, saquean el erario y se enriquecen".

Otro tumor, dijo, es la inseguridad y la violencia, para lo cual prometió una estrategia de más inteligencia y menos fuerza, con respeto a los derechos humanos. Por último, mencionó la desigualdad y la pobreza, que propuso combatir mediante un ingreso básico universal, el aumento del salario mínimo y el crecimiento económico del país.

De músico a protagonista publicitario

Antes de que empezara el discurso, las pantallas del Auditorio pasaron varias veces los videos que Anaya ha grabado tocando música. La gente aplaudía "La Bamba" con el perredista Juan Zepeda y la euforia la desataba el "na na na na na" de Movimiento Ciudadano con el niño huichol Yuawi.

Más aún, el virtual candidato mostró dos nuevos videos imitando otros que solía proyectar en sus presentaciones. Al explicar qué son las "disrupciones" por las que el mundo cambia —y por las que hacen falta nuevas ideas—, mostraba una tienda de Amazon en Estados Unidos en la que ya no hace falta pagar en caja porque el celular registra y descuenta la compra, y otro de coches de Uber que se conducen solos.

Esta vez, los videos de las marcas estaban protagonizados por él.

Dejar atrás el vacío en el Azul a Josefina

Hace seis años, la toma de protesta de la panista Josefina Vázquez Mota como candidata presidencial fue la peor crisis de la campaña. Los asistentes al estadio del Cruz Azul, que esperaron más de tres horas bajo el sol el discurso de la candidata, la abandonaron para volver a los camiones que los regresarían a su lugar de origen.

En el Auditorio —con tres veces menos capacidad—, no se permitió la entrada hasta poco antes de la hora a la que estaba citado el acto, al mediodía. Miles de simpatizantes esperaban afuera, entre los restos de unicel en los que algunos comieron un lunch, con banderas sobre todo de MC, menos del PRD y casi ninguna del PAN.

La seguridad privada del Auditorio complicó la entrada, porque solo dejaba pasar con boleto o pulsera de invitado, no permitía introducir banderas con palos, cacheaba a cada persona y prohibía las cámaras fotográficas, como si de un concierto se tratara.

También como en un concierto, se anunció primera y segunda llamada entre las 12:00 y las 12:30. Pero luego pasó casi una hora, mientras las butacas se iban llenando poco a poco, lo que provocó una breve rechifla antes de que Anaya apareciera en el escenario, a la 1:20 de la tarde.

ADNPolítico consiguió un video en el que se ve que antes de las 2:00, cuando el candidato iba a medio discurso, algunos abandonaron la parte superior del Auditorio. Según el asistente que lo grabó, eran personas que habían entrado justo antes de que empezara el discurso, en los lugares que habían quedado vacíos.


Cuando Anaya terminó de hablar, la gente empezó a salir, y 10 minutos después de la toma de protesta y las fotografías con panistas, perredistas y emecistas, el Auditorio estaba casi vacío.

Invitados de lujo

Corral estuvo en primera fila del acto, sentado junto a la excandidata y futura senadora plurinominal Vázquez Mota. Dos asientos después estaba el presidente del partido con licencia temporal Damián Zepeda, con quien Corral tuvo una breve discusión al principio, hasta que Mancera llegó a hablar con ellos.

El jefe de Gobierno, a su vez, estaba sentado entre la aspirante a sucederlo, la perredista Alejandra Barrales, y el exombudsman capitalino Emilio Álvarez Icaza, a quien el PRD incluyó en su lista de candidatos al Senado. También estuvo el exaspirante a jefe de gobierno y nuevo coordinador de propuesta y programa de gobierno, Salomón Chertorivski.

Todos —aspirantes y exaspirantes, de un partido frentista u otro—, reunidos para ver la unción del candidato que esperan los lleve a la presidencia.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo
Ahora ve
Las 10 frases del encuentro entre AMLO y los empresarios
Te Recomendamos
×