Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Queremos una dirigencia que salga de una competencia transparente: Claudia Ruiz

En entrevista, la dirigente tricolor se declara confiada en que el partido saldrá fortalecido de su proceso interno, así como en que la militancia podrá expresarse para definir a su próximo líder.
Claudia Ruiz Massieu
La dirigente. Este lunes, Ruiz Massieu anunció que pedirá licencia a su cargo como senadora para enfocarse en su labor como dirigente en las elecciones internas y locales de este año.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- En cinco meses, el PRI saldrá a las urnas para elegir a su nuevo dirigente. El momento es decisivo tras los resultados electorales de 2018 —que llevaron a los priistas a ser tercera fuerza política— y, más aún, ante el reto de ser los propios tricolores quienes organicen su elección, luego de que su Consejo Político Nacional declinó firmar un convenio en la materia con el Instituto Nacional Electoral (INE).

En ese escenario, Claudia Ruiz Massieu, quien tomó las riendas del partido en agosto pasado, reconoce que el desafío es grande, pero asegura que están capacitados para enfrentarlo y que el PRI tendrá la madurez para tener un proceso "nutrido", con mucha participación y en el cual la militancia pueda definir a su dirigencia.

"Lo que queremos ahorita (es) que haya un liderazgo, una dirigencia nacional que emerja de una competencia transparente, democrática, con reglas claras y piso parejo, y que en ese sentido todos los participantes, aun obviamente los que pierdan, se comprometan con apoyar a esa dirigencia, porque las reglas se conocen y porque hay un interés superior del partido que cuidar", afirma en entrevista con ADNPolítico.

Recomendamos: El PRI dice no al INE y decide organizar por su cuenta su elección interna

Horas después de que se decidió que el INE no realizara los comicios y de que Ruiz Massieu anunció que solicitará licencia en el Senado para dedicarse de lleno a la contienda interna y al proceso electoral 2019, la dirigente asegura que todos en el partido y los aspirantes a la dirigencia coinciden en que esta contienda interna debe fortalecer al priismo.

"¿Qué quieren y qué han expresado? Lo que han expresado los militantes de todo el país: que sea la militancia quien defina, a través de su voto, a la próxima dirigencia, que haya reglas conocidas por todos, que se garantice un piso parejo, que se puedan comprometer todos a que sea una competencia de contraste, de visiones, no de división y de confrontación que pueda lastimar al partido o dividirlo, y que finalmente no salgamos fortalecidos?", insiste.

Publicidad

El reto de organizar una elección

Una razón por la que los priistas decidieron no solicitar apoyo del INE, además del costo —el instituto estimó 230 millones de pesos—, fue que se corrobora a los militantes que están en el padrón, como se ha exigido hacer a todos los partidos señalados de afiliaciones indebidas.

Actualmente, el partido tiene 6.5 millones de afiliados, pero se habla de que son solo 1 millón de militantes comprobados, cifra que puede subir a 1.5 millones cuando finalice el proceso de actualización y validación.

La dirigente, quien ha sido diputada federal y fue secretaria de Turismo y de Relaciones Exteriores en el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018), señala que, pese a ese proceso, el PRI es un partido que tiene militancia viva y real en todo el país.

Lee: AMLO representa una visión que el PRI ya dejó atrás: Claudia Ruiz Massieu

"Estamos en un proceso de actualización, de validación de la información que tenemos en nuestro padrón. Pero definitivamente es una militancia de millones. El padrón del PRI —supongo que cada partido tiene su propia historia, pero más o menos similar—, nuestro padrón empezó a construirse como tal hace 30 años. Entonces no existían las reglas que hoy te pone el INE", dice.

Afirma que por eso es común que el PRI tenga militantes que desde hace 30 años están en el partido y tienen una credencial, pero quienes no tienen una constancia de militancia firmada, como lo exige el INE. Por ello, asegura que ahora los priistas tienen que salir a buscar a esos militantes y pedirles que refrenden su militancia.

Ruiz Massieu también señala que, a diferencia de lo que ocurre con otros partidos, el PRI encara el riesgo de recibir mayores multas por supuestas afiliaciones indebidas.

"¿Por qué para nosotros representa una posibilidad mayor de recibir multas? Porque nuestra militancia, nuestro padrón es más grande que el de los demás, porque el nuestro es de 5.6 millones (sic) y el del resto de los partidos es de 200,000 o 500,000 militantes", afirma.

Recomendamos: PRI, ¿90 años de qué o para qué?

No obstante, está segura de que sus correligionarios no tendrán problema con eso, dado que en la elección pasada, la de 2018, consiguieron alrededor de 10 millones de votos. José Antonio Meade, quien fue su candidato presidencial, consiguió 9 millones 289,853 votos, en conjunto con PVEM y Nueva Alianza.

"Yo creo que hay un voto priista de convicción y de compromiso, más allá de que siempre hay momentos en los que un militante, en lo personal, se puede alejar del partido, pueda no acudir a las urnas; creo que hay un priismo vivo, real, que hoy lo que quieres es, justamente, ser parte de esta etapa de renovación del partido, y en eso es en lo que estamos ocupados", insiste.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad