Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Aideé, la joven quería ser psicóloga y fue víctima de la violencia en la UNAM

El cuerpo de la estudiante del CCH Oriente que murió este lunes fue sepultado este jueves en la comunidad de Puebla de donde son sus papás. Mientras, las investigaciones judiciales siguen en la CDMX.
Aideé Mendoza
Despedida. El cuerpo de Aideé fue sepultado este jueves en una comunidad poblana.

PUEBLA, Puebla (ADNPolítico).- A Aideé Mendoza le faltaba solo una semana para terminar el bachillerato en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), plantel Oriente. Tenía planeado visitar la comunidad de sus papás, Tempexquixtla, en el municipio poblano de Huatlatlauca, el 11 de mayo, para acudir a la fiesta patronal a la que acostumbraba ir cada año.

Sin embargo, ese y otros anhelos, como el de estudiar Psicología, quedaron truncados la tarde del lunes 29 de abril, cuando la joven de 18 años murió a consecuencia de una herida que sufrió dentro del propio CCH. Según la UNAM, esto ocurrió justo cuando Aideé terminaba una de sus clases.

Mientras las autoridades judiciales de la Ciudad de México investigan cómo fue el disparo que causó la muerte de Aideé y la comunidad universitaria vuelve a verse golpeada por un hecho de violencia, sus familiares y amigos la despidieron esta semana y sepultaron sus restos este jueves.

Lee: Alumna del CCH Oriente muere tras ser herida en el plantel

El adiós en una comunidad indígena

Publicidad

La joven no nació en Tempexquixtla —una localidad indígena de apenas 300 habitantes y ubicada a poco más de dos horas de la capital de Puebla—, sino en la Ciudad de México. No obstante, desde pequeña viajaba allí en sus vacaciones y para participar en las fiestas del pueblo. Lo hacía sola o acompañada de sus papás y de sus tres hermanos.

Su cuerpo llegó al poblado la madrugada de este 1 de mayo. Más tarde, fue trasladado a una capilla situada a unos 100 metros de la casa de su familia, donde fue velada.

Gilberta Mendoza Salazar, su tía, contó a medios locales que Aideé decía que quería que sus restos se quedaran en Tempexquixtla, “para descansar en paz”, y no en el bullicio de la Ciudad de México. Hace dos décadas, su familia migró a la capital en busca de mejores oportunidades de vida, aunque mantuvo vínculos con la tierra de origen de sus padres.

Datos del INEGI dan cuenta de que 60% de los pobladores de Tempexquixtla únicamente habla náhuatl. Un porcentaje similar no tiene educación básica.

Lee: Aideé fue herida dentro del salón de clase: PGJ-CDMX

La tragedia en la familia

Hasta esta semana, la familia de Aideé vivía en la alcaldía de Iztapalapa, en el oriente de la Ciudad de México, donde la estudiante fue despedida en un templo mormón, antes de ser trasladada a Puebla para ser enterrada.

Aideé profesaba esa religión y solía acudir a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ubicada en la calzada Ermita Iztapalapa.

Tanto familiares como amigos señalan que se trataba de una joven inteligente, amigable y tranquila. Hoy, sus voces se unen para despedirla y, también, para exigir que haya justicia y que se esclarezca quién causó su muerte.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad