Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Guardia nace sin una estrategia clara, advierten expertos en seguridad

La nueva corporación impulsada por el gobierno federal está cobrando forma sin que hasta ahora haya claridad sobre cómo operará y ayudará a reducir la violencia en el país, señalaron especialistas.
Guardia Nacional
Los nuevos uniformados. El gobierno plantea que la Guardia se nutra de militares, marinos, policías federales y nuevos reclutas.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- México sufre una de sus crisis de inseguridad más fuertes. Cifras oficiales revelan que el pasado fue el trimestre más violento en los últimos 20 años y, si bien la tendencia venía desde hace años, el retraso en el arranque de la Guardia Nacional genera cuestionamientos sobre cuándo el nuevo gobierno podrá dar resultados.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este lunes que en seis meses empezará a haber una reducción de delitos. No obstante, expertos ven difícil que esto pueda suceder, pues no ven una estrategia clara para ello.

Conoce más: AMLO promete bajar índices de inseguridad en seis meses

El especialista de la UNAM Javier Oliva advirtió este martes sobre esa falta de estrategia.

“¿No pudieron preparar una estrategia antes? ¿No había especialistas en México que pudieran consultar? ¿No tenían idea de lo que pasaba en el país? ¿Apenas vamos a empezar a tener una estrategia con la gravedad de la situación que se vive en extensas zonas del país? Cerramos el trimestre más violento del año con datos oficiales”, dijo durante la conferencia “Retos y alcances de la Guardia Nacional”.

Por ello, el académico llamó a los legisladores a que aprueben las leyes secundarias de la Guardia Nacional antes del 30 de abril, cuando termina el periodo ordinario de sesiones, para que este organismo pueda entrar en funciones pronto.

Publicidad

“Me preocupa que digan ‘vamos a seguir haciendo foritos’, mientras los mexicanos nos estamos masacrando; es deseable que el nivel de sensibilidad social de los legisladores sea lo suficientemente atinente para atender la problemática”, agregó.

Otro investigador de la UNAM, Raúl Benítez Manaut, coincidió en que la crisis no es un problema de cifras sino de estrategia, un aspecto que —desde su perspectiva— no se incluyó en la iniciativa de Ley Orgánica de la Guardia enviada al Senado.

En este proyecto de ley no se habla de la estrategia; alguien me decía ‘es que va a estar en el Plan Nacional de Desarrollo’, pero el PND no tiene espacio, a lo mucho se le destinará una página a Fuerzas Armadas y seguridad pública, la oportunidad era en la Ley Orgánica de la Guardia Nacional”, dijo.

El paquete de leyes secundarias se entregó al Senado el 11 de abril, mientras que la Estrategia Nacional de Seguridad Pública se presentó el 1 de febrero y está pendiente de aprobación. Por otro lado, la fecha límite para que el gobierno federal entregue el PND es el 30 de abril y este debe ser aprobado máximo a finales de junio.

Lee: El Senado recibe las leyes secundarias para la Guardia Nacional

¿Qué retos tendrá la Guardia?

Durante el foro, los expertos en seguridad también delinearon algunos desafíos que esperan a la futura corporación.

Fortalecimiento del sistema de justicia. El profesor de la UNAM Jorge Lumbreras señaló que un desafío será la procuración de justicia y que se fortalezcan las procuradurías y fiscalías estatales, porque el esquema federal debe replicarse en lo local y para ello se requiere un sistema sólido. “La Guardia Nacional podría funcionar solo si las entidades hacen su trabajo y se rompe la inercia de los estados de transferir sus responsabilidades al Estado”, dijo.

Reconstrucción de la institucionalidad social. Lumbreras consideró que la fractura del tejido social es otro reto, ante el hecho de que la violencia es vista ya como una forma de enriquecimiento.

Estado de fuerza. Gerardo Rodríguez Salas, de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), señaló que sumando a los elementos operativos de la Policía Federal, más las policías militares y al Estado Mayor Presidencial, habría alrededor de 70,000 uniformados que podrían unirse a la Guardia, pero no todos formarían parte de ella. Por ello, advirtió, será difícil cumplir con la meta del presidente de tener al menos 100,000 elementos con el perfil adecuado. “Ningún país en el mundo, salvo China por su cantidad de población, tiene la capacidad de reclutamiento de este estado de fuerza de manera tan rápida”, afirmó.

Interoperabilidad. El experto comentó que cada institución —Ejército, Marina y Policía Federal— tiene doctrinas distintas, por lo cual “el reto será cómo construir una institución con diferentes servicios profesionales de carrera”.

Coordinación. Rodríguez aseguró que puede haber problemas con la Fiscalía General, con la Comisión General de Inteligencia y sobre todo con los gobernadores de los estados, ante la asignación de responsabilidades y estrategias.

Primeros respondientes. El académico expuso que otro reto será cómo los integrantes de la Guardia van a atender las denuncias de delitos, de manera inmediata y con los ministerios públicos.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad