¿Qué quiere la CNTE de la nueva reforma educativa?

El dictamen incluye demandas de la coordinadora, pero todavía no la tiene satisfecha. Te explicamos qué exigen los maestros y por qué siguen protestando en la Cámara de Diputados.
Maestros en plantón. Los maestros tienen más de una semana protestando afuera de la Cámara de Diputados, que ha tenido que cancelar su sesión plenaria en cuatro ocasiones.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- A pesar de que algunas de sus demandas se están cumpliendo, los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) tienen más de una semana protestando en contra de la nueva reforma educativa que discute el Congreso, al que el tema llegó a propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Hasta ahora, las manifestaciones han llevado a plantones y bloqueos a la sede de la Cámara de Diputados, que ha tenido que cancelar sus sesiones ordinarias en cuatro ocasiones debido a la imposibilidad de que legisladores, asesores y trabajadores de San Lázaro accedan al recinto.

Por un lado, la situación ya genera tensiones entre Morena —el partido del presidente— y el PAN —la principal bancada de oposición—, que incluso ha solicitado que el morenista Porfirio Muñoz Ledo sea removido de la Mesa Directiva del órgano legislativo, bajo el argumento de que ha sido pasivo frente a las protestas de la CNTE. Por otro, la resistencia de los maestros levanta preguntas en torno a qué es lo que todavía los mantiene inconformes con la nueva reforma.

Lee: Diputados del PAN piden remoción de Muñoz Ledo; él los acusa de “golpismo”

Iran Santiago, diputado de la propia bancada de Morena y al mismo tiempo integrante de la CNTE, señala que la inconformidad se debe a que los profesores creen que la legislación que se plantea sigue afectando sus condiciones de trabajo.

“Nosotros pensamos que se está manteniendo al magisterio en un régimen de excepción. Se están tocando temas laborales y administrativos en esta reforma, y es la parte en la que no coincidimos”, dijo el legislador luego de que la nueva reforma se aprobó en comisiones esta semana y fue enviada al pleno, donde todavía no se ha podido tocar el asunto.

¿Qué quieren los maestros?

La principal demanda de los integrantes de la CNTE —organismo gremial disidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el más grande del país— es que se elimine la reforma educativa que impulsó el ahora expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Algunas secciones de la coordinadora, como la 22, proveniente de Oaxaca, llevan esto al grado de exigir que se abrogue “hasta la última coma” de aquella medida.

La nueva reforma, promovida por López Obrador y respaldada por la mayor parte de la oposición, en efecto elimina puntos clave de su antecesora, como la existencia del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y el Servicio Profesional Docente, lo cual implica desaparecer las evaluaciones a profesores que desde el sexenio pasado molestan al gremio y en 2013 lo llevaron a manifestarse en diferentes ciudades.

Te puede interesar: La reforma educativa de AMLO “tacha” todo lo escrito por Peña Nieto

Si ya se eliminó la evaluación, ¿qué más quieren?

Los maestros de la CNTE rechazan la evaluación de la pasada reforma educativa porque consideran un “castigo” vincular el acceso a plazas, la permanencia en el cargo o los ascensos a que tengan que ser evaluados.

Ahora, el dictamen que avanza en el Congreso elimina ese mecanismo, aunque establece que para el ingreso, la promoción y el reconocimiento de los profesores habrá otros procesos de selección.

Ese es justo uno de los puntos que molestan a la CNTE. La coordinadora, que el sexenio pasado acusó a Peña Nieto de promover una reforma administrativa que afectaba los derechos laborales, quiere que quede eliminada toda posibilidad de que sus agremiados puedan ser medidos para acceder a una plaza.

Para ello, los profesores demandan borrar este párrafo del dictamen: “La admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerza la función docente, directiva o de supervisión, se realizará a través de procesos de selección a los que concurran los aspirantes en igualdad de condiciones, los cuales serán públicos, transparentes, equitativos e imparciales y considerarán los conocimientos, aptitudes y experiencia necesarios para el aprendizaje y el desarrollo integral de los educandos. Los nombramientos derivados de estos procesos solo se otorgarán en términos de la ley”.

Entonces, ¿qué proponen?

Aunque constantemente los voceros de la CNTE han dicho que no pretenden tener el control de las plazas, los diputados vinculados a la coordinadora buscan agregar a la nueva reforma una disposición que elimine los procesos de selección y, en su lugar, establezca que estas serán entregadas de forma automática a los egresados de las escuelas normales.

“Será en el pleno de sesiones de la Cámara de Diputados donde se continuará exigiendo el respeto a los derechos laborales y la inclusión de los normalistas en la presente reforma”, dijo el diputado de Morena Azael Santiago Chepi, también integrante de la CNTE.

¿Y qué hay de las promociones y los incrementos salariales?

La CNTE también quiere que las promociones laborales, los nombramientos y los incrementos salariales sean decididos por los propios maestros, mediante mecanismos que establezca el gremio.

En respuesta, legisladores han dicho que esto todavía está por definirse pues deberá quedar asentado en las leyes secundarias que se elaborarán hasta que se promulgue la nueva reforma.

“Esos nombramientos se otorgarán en términos de la ley, la ley que tiene que expedir este Congreso”, dijo el diputado Pablo Gómez, de Morena, durante la discusión del dictamen en comisiones unidas.

En cuanto a los procesos de selección planteados para sustituir a los concursos de oposición, la presidenta de la Comisión de Educación de San Lázaro, Adela Piña, también de Morena, sostiene que estos igualmente deben quedar definidos en la legislación secundaria.

“Va a ser en las leyes reglamentarias. O sea, estamos nada más en el fundamento, todavía dennos oportunidad, tenemos 120 días, como dice el dictamen, para la elaboración de las leyes reglamentarias”, dijo recientemente, y adelantó que podría abrirse una nueva serie de consultas y audiencias públicas para la elaboración de esas normas.

Por lo pronto, con el bloqueo de la CNTE aún vigente, todavía es incierto cuándo la nueva reforma educativa podrá ser votada en el pleno de la Cámara y seguir su camino.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo
Gracias
Perdón, algo salió mal Gracias