Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"Vivimos en un país donde tristemente nunca sabemos la verdad": Bef

Bernardo Fernández, Bef, coautor del cómic 'Matar al candidato', considera que el asesinato de Colosio marcó el fin del "viejo priismo" y que el país aún necesita saber qué ocurrió en Lomas Taurinas.
Bernardo Fernández, Bef
Trabajo a cuatro manos. Para la elaboración del libro, Bef (en la imagen) se encargó de las ilustraciones, en tanto que Francisco Gerardo Haghenbeck escribió la historia.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- El novelista y dibujante Bernardo Fernández, conocido en el medio literario mexicano como Bef, recuerda con claridad qué estaba haciendo la tarde del 23 de marzo de 1994. Según cuenta, él y dos compañeras terminaban una tarea para la universidad y escuchaban la radio, cuando la programación se interrumpió para dar paso a una noticia que cimbraría al país: el asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del PRI.

A 25 años de este crimen ocurrido en Tijuana, Baja California, Bef se declara convencido de que se trata del acontecimiento político “más influyente” de la historia contemporánea de México. Por ello, hace apenas unos meses, él y el también escritor F.G. Haghenbeck aceptaron la invitación del editor Eduardo Rabasa para trabajar en conjunto en una nueva obra sobre este caso, que ya ha inspirado libros, películas y, recientemente, hasta una serie de Netflix, Historia de un crimen: Colosio .

El resultado es la novela gráfica Matar al candidato (Editorial Sexto Piso), para la que Haghenbeck escribió la trama y Bef se encargó de las ilustraciones, y en la cual ambos —a través del personaje de una periodista, Elsa Cabrera— reconstruyen qué pasó ese día, repasan las hipótesis, lanzan preguntas —como para quién podía ser peligroso Colosio y por qué— y, en especial, plantean una conclusión: un cuarto de siglo después, el país aún duda en torno a si Mario Aburto de verdad actuó solo, o bien, qué otros responsables puede haber detrás.

Lee: ¿Carlos Salinas llamó a Aburto? Esto dice un expediente secreto

Vivimos en un país donde tristemente nunca sabemos la verdad, no hay conclusiones ni hay impartición de justicia, lo cual es terrible, es trágico”, dice Bef, quien compara este caso con otros como la masacre de la Plaza de las Tres Culturas o la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

De cara a este nuevo aniversario del crimen contra Colosio y tras la publicación de este nuevo trabajo, el autor de libros como Habla María. Una novela gráfica sobre el autismo, Azul cobalto y Escenarios para el fin del mundo habla sobre el impacto de este asesinato, el “viejo priismo” y la nueva etapa política de México.

Publicidad

Esta es la entrevista completa.

¿Qué significa para ti el asesinato de Colosio?
Es una gran tragedia de la que no nos hemos repuesto. Creo que ese día en Lomas Taurinas reventó el viejo priismo, fue donde explotó un sistema que ya era insostenible desde hace 25 años y hasta ahora, a partir del verano pasado (con las elecciones de 2018), parece que se está yendo. Roma tardó 300 años en caer, y el priismo, pues 25.

¿Recuerdas qué estabas haciendo ese día?
Estaba haciendo una tarea de diseño. Nos habían dejado rediseñar en equipo la señalización del Museo Tamayo y estaba con dos amigas, Penélope Maldonado y Soren García Ascot. Estábamos en friega en un estudio acabando nuestra tarea y estábamos escuchando la radio, cuando se interrumpió la transmisión y entró la nota: “Se reporta que acaban de dispararle y que sufrió un atentado Luis Donaldo Colosio”. Y a partir de eso, fue pegarse a la radio hasta la medianoche… Fue tener la certeza de que el país donde vivíamos se acababa de esfumar y se había convertido en otra cosa mucho peor. Fue un año de gran zozobra. El TLCAN se recibía con cierto optimismo, pero 1994 empieza con el levantamiento zapatista, sigue con lo de Colosio, luego matan a (José Francisco) Ruiz Massieu y cierra con el error de diciembre. Es un año terrible y yo insisto: no nos hemos repuesto de las convulsiones del 94.

A lo largo del cómic, Elsa se hace esta pregunta: “¿Para quién era peligroso Colosio?”. ¿Qué crees tú?
No lo sé… La conciencia popular siempre ha señalado a dos responsables a priori: Manuel Camacho Solís y Carlos Salinas de Gortari, pero todo ese grupo fue el más perjudicado con la muerte de Colosio. Tanto Francisco (Haghenbeck) como yo, que venimos de la novela policiaca, tenemos la lógica del follow the money, de ver quién se beneficia del delito para poder resolver el crimen en términos literarios, y aquí no hay beneficiados. No creo que haya habido una sola persona que se haya beneficiado de la muerte de Colosio en este país, salimos perjudicados todos y seguimos pagando las consecuencias de ese atentado 25 años después, no tenemos consolidada una democracia. Después de muerto, a Colosio se le quiso sacralizar y convertirlo en un priista crítico y un paladín de la democracia, etcétera, pero creo que era un hombre del sistema, que tuvo la mala suerte de estar en el lugar equivocado.

Yo no vi que se beneficiara nadie. Al contrario, el villano favorito, el expresidente Salinas, fue el más golpeado, y creo que sobre todo donde más le dolía. Él acariciaba la idea de convertirse en el mejor presidente de este país y después de la muerte de Colosio esos sueños se esfumaron".

Llama la atención que ustedes no aventuran hipótesis sobre qué pasó ni sobre quiénes podrían ser los responsables.
Es imposible. Con los elementos que hay, después de 25 años, es imposible poder aventurar una hipótesis, hay un caos y es tan confuso, aun con los añadidos posteriores. Haghenbeck descubrió que Aburto ya puede salir de la cárcel, por la buena conducta, pero decidió quedarse dentro. ¿Por qué? ¿Quién quiere quedarse dentro de la cárcel? Esto es confusión, un caos absoluto. Haghenbeck decía que quería dos cosas con el texto: una, reflejar la fragilidad política en la que vivimos, la fragilidad de nuestras instituciones; dos, desde la ficción, no buscar hacer justicia, sino encontrar la verdad, que es totalmente elusiva.

¿Crees que nunca sabremos la verdad, que nunca habrá claridad?
Como no hay claridad contundente sobre el 68, el 71, el asesinato de Manuel Buendía, Aguas Blancas, Ayotzinapa… Vivimos en un país donde tristemente nunca sabemos la verdad, no hay conclusiones ni hay impartición de justicia, lo cual es terrible, es trágico.

Te puede interesar: Tiene que seguirse indagando sobre el caso Colosio: AMLO

En ese contexto, ¿a quién crees que le toca mantener la exigencia de llegar a la verdad en casos como estos?
Creo que es una labor colectiva de la sociedad, cada quien desde su trinchera. Me queda claro que no es una iniciativa que vaya a venir del gobierno, ni siquiera de nuestro gobierno de izquierda con el que estoy tan esperanzado. Creo que es una labor que nos corresponde hacer a la sociedad civil.

'Matar al candidato'
'Matar al candidato'. El libro fue editado por Sexto Piso, con un tiraje de 3,000 ejemplares. La presentación se realizará este sábado en Centro Horizontal, a las 18:00 horas.

Hablando del gobierno de López Obrador, este ha dado algunas muestras de voluntad como crear la Comisión de la Verdad para Ayotzinapa . En este u otros casos, ¿dónde crees que este gobierno pueda topar con pared?
Yo estoy muy esperanzado con ver qué ocurre con la investigación de (Alejandro) Encinas (subsecretario de Derechos Humanos) sobre Ayotzinapa. Creo que todos tenemos esa angustia de saber dónde están los 43. Está el mismo caso Colosio. Tengo la esperanza de que al menos lo intenten. Más allá de que pudieran tocar intereses muy poderosos, creo que entre más pasa el tiempo más se imposibilita la resolución fehaciente de un caso policiaco. En el caso Colosio han pasado 25 años. En su momento, la evidencia fue maltratada, no fue una investigación rigurosa… Las primeras horas son cruciales para resolver un crimen, aquí han pasado 25 años, lo cual me parece que nos va a condenar a permanecer en esa irresolución. No creo que mi generación sepa qué pasó.

Estando el país como está, tan polarizado, ¿ves el riesgo de que algo como lo de Colosio pueda repetirse?
Yo espero que esto nunca se repita y que no tengamos que lamentar la muerte de ninguna figura pública, ni volver a ver un atentado de estas dimensiones. Y bueno, yo desearía no volver a leer que el presidente municipal de tal o cual fue asesinado a balazos. Creo que es pedir mucho, pero tampoco es imposible. Yo espero que nunca se repita un magnicidio de las dimensiones y del impacto que sigue teniendo en el país el atentado a Luis Donaldo Colosio. No nos hemos repuesto, siguen reverberando las consecuencias del asesinato.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad