Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La UAM suma más de 30 días de huelga: estas son las razones y las consecuencias

La universidad capitalina cumple más de un mes sin actividades. ¿La razón? Su sindicato exige un alza salarial de 20% y plazas administrativas, lo que las autoridades ven fuera de sus posibilidades.
Huelga_UAM
Casa Abierta al Tiempo. El SITUAM declaró el inicio de la huelga el pasado viernes 1 de febrero.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- La huelga estalló el viernes 1 de febrero. Profesores y alumnos se encontraban en los diferentes campus de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) cuando empleados les notificaron que cerrarían las puertas porque se iban a paro.

"Estaba en la universidad y empezaron a informarnos que estalló la huelga y, prácticamente, nos fueron a sacar (de las aulas)", contó a ADNPolítico el profesor David Bravo, de la División de Ciencias Biológicas de la UAM-Iztapalapa.

¿La razón? La exigencia del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad (SITUAM) de un aumento salarial de 20%.

A la fecha, el paro cumple más de un mes y afecta a 58,623 alumnos de licenciatura y posgrado, así como a 3,088 académicos que tuvieron que interrumpir proyectos e investigaciones.

Recomendamos: 10 universidades públicas enfrentan crisis financiera

El paro

Publicidad

La demanda principal del SITUAM es un aumento de 20% a los salarios y el mismo porcentaje para ajuste de tabulador, frente a 3.35% que ofrecen las autoridades universitarias.

Además, exige que se le otorguen 400 plazas administrativas, mientras que la UAM ofrece 89, según el plan de solución planteado por la casa de estudios .

Desde el 1 de febrero, integrantes del SITUAM, autoridades de la UAM, abogados y empleados de la Secretaría del Trabajo —que fungen como mediadores— han realizado 10 mesas de negociación.

La postura del sindicato no es inteligente ni consciente del daño que está causando (a la comunidad universitaria), y no están a la altura de las negociaciones".
David Bravo, profesor de la UAM-Iztapalapa

El profesor Bravo consideró que si el SITUAM estuviera pensando en beneficios para toda la universidad, como afirma, ya habría cedido en algunas negociaciones.

"El sindicato no tiene en realidad el deseo de que esto se termine. Ellos piden el 20%, pero si tuvieran el deseo de que se resolviera el conflicto ya hubieran cedido (a lo que ofrece la universidad). Está bien que luchen por lo que desean, pero no debe ser a costa de los alumnos, de las pérdidas", dijo.

"El aumento que les están dando (a los empleados) es quizás superior que en otras universidades, ese aumento que piden es absurdo. El aumento lo tienen, pero conforme a las posibilidades que les puede ofrecer la universidad".

El presupuesto

Bravo señaló que el presupuesto federal que ha recibido la UAM en los últimos años "ha estado muy escaso", por lo que docentes y alumnos deben buscar dinero por fuera para poder financiar sus proyectos.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) aprobado en diciembre por la Cámara de Diputados, la UAM recibirá este año 6,978 millones de pesos.

Previo a la aprobación del paquete presupuestal, el rector de la UAM-Iztapalapa, Rodrigo Díaz Cruz, solicitó a los diputados una partida especial de 1,000 millones de pesos para rehabilitar esta unidad, que resultó afectada tras el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Conoce más: Rectores piden más recursos para universidades públicas

Marcha_Huelga_UAM_-3.jpg
Fin del paro. Miembros del SITUAM finalizaron huelga más larga en la historia de la UAM.

La doctora Beatriz Rendón Aguilar, profesora de Evolución y Etnobotánica, también consideró que sí es justo un aumento salarial, pero no el porcentaje que exige el sindicato.

"Se debe entender la situación real: ¿qué aumento se le dio a la UAM y qué aumento le dieron a las otras universidades? Si el sindicato logra un 10% del aumento ya sería un éxito", dijo en entrevista.

Agregó que, al igual que los docentes de la UAM, los trabajadores sindicalizados tendrían que ser sometidos a evaluaciones y, con base en ello, recibir beneficios.

"Los trabajadores exigen sus plazas y pagos, pero a ellos jamás los evalúan. Yo no sé si entre ellos existen mecanismos de evaluación, pero si ellos quieren tener más plazas o aumentos les tendría que costar a partir de las evaluaciones de la comunidad estudiantil (...) No es una cuestión de exigir más plazas, sino de exigir más calidad", dijo.

La profesora argumentó que para lograr una plaza académica se deben cumplir requisitos y el proceso es largo, mientras que para las administrativas, como las que demanda el sindicato, solo basta la exigencia. Además, explicó que el SITUAM busca obtener puestos confianza en áreas importantes, lo que podría complicar trámites como la creación de convenios.

¿Conflicto de interés?

Durante años, Arturo Alcalde Justiniani, papá de la actual secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, ha asesorado legalmente al SITUAM, por lo que su participación en estas negociaciones supondría un conflicto de interés, según lo han reportado algunos medios.

Sin embargo, el abogado ha dicho que, en esta ocasión, quien está a cargo de las acuerdos que mantiene el sindicato con la institución es Eugenio Narcia.

#UAMAbiertaYa

El lunes, alumnos marcharon hacia la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde entregaron una carta en la que piden al ministro presidente del máximo tribunal, Arturo Zaldívar, hacer valer el derecho a la educación poniendo fin a la huelga.

Este es el segundo paro más largo que ha vivido la UAM. En 2008, un conflicto que duró 64 días se logró resolver gracias a negociaciones y a una consulta interna, que es lo que ahora proponen alumnos y docentes.

En tanto, a través de la plataforma Change.org, los alumnos llamaron al SITUAM y al rector general, Eduardo Peñalosa, a la pronta solución del conflicto sin "simulaciones".

Te puede interesar: Rector de la UNAM y director del IPN ofrecen bajarse el sueldo

Afectaciones y... ¿solución?

Si el paro se extiende, los alumnos podrían perder el trimestre —de no haber estallado la huelga, estarían cursando la séptima semana—, afectando incluso a quienes estaban a punto de concluir sus estudios.

Además, los que buscaban tramitar becas para estudiar un posgrado en otra universidad del país o en el extranjero también tendrán que esperar a que el paro se levante, lo que de hecho ya retasó sus planes.

La doctora Rendón Aguilar consideró que para la pronta solución del conflicto "es necesario ser inteligentes y buscar nuevos mecanismos" que no afecten la vida académica y personal de la comunidad universitaria.

Asimismo, consideró que no se tendría que recurrir a la intervención del gobierno federal, pues eso pondría en duda la autonomía de la casa de estudios y su capacidad para resolver los conflictos internos.

No tendría que ser necesaria la intervención del gobierno, eso no es sano para la universidad. Debería haber más disposición de las dos partes".
Beatriz Rendón Aguilar, profesora

En su conferencia de prensa del 1 de marzo, el presidente Andrés Manuel López Obrador se pronunció a favor del diálogo y de la conciliación para atender las demandas del sindicato de la UAM, alma mater de su esposa, la escritora Beatriz Gutiérrez Müller.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad