Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Libros a 8 pesos: El FCE arranca su plan de descuentos para promover la lectura

Desde el jueves, las librerías del FCE tienen ediciones baratas de entre ocho y 49.50 pesos. El gobierno afirma que esto fomentará la lectura, pero expertos cuestionan este plan.
Libros
En descuento. Las obras baratas son exhibidas en mesas dentro de las tiendas del FCE.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- Las librerías del Fondo de Cultura Económica (FCE) ya tienen libros baratos, de entre ocho y 50 pesos, precios que son un punto clave de la Estrategia Nacional de Lectura del gobierno federal.

Desde el jueves, en estos establecimientos hay mesas en las que se exhiben ediciones de bolsillo con precio de ocho pesos, entre cuyos títulos están El Quijote, de Miguel de Cervantes Saavedra; La sucesión presidencial de 1910, de François-Xavier Guerra, y Antología poética, de Rubén Bonifaz Nuño.

Entre los tomos de 49.50 pesos están La muerte tiene permiso, de Edmundo Valadés; La Inquisición española, de Arthur Turberville, y el Popol Vuh.

Lee: Este es el plan del gobierno para fomentar la lectura

¿Por qué hay libros baratos?

Publicidad

El plan de abaratar los libros fue expuesto recientemente por el presidente Andrés Manuel López Obrador y por el director del FCE, Paco Ignacio Taibo II, quienes argumentan que en México hay pocos lectores debido al alto precio de las obras.

Sin embargo, expertos en políticas culturales y promotores expresan críticas, pues consideran que en esta decisión hay falta de planeación para fomentar la lectura.

¿Qué critican los expertos?

Felipe Gaytán Alcalá, sociólogo en la Universidad La Salle, consideró que la Estrategia Nacional de Lectura no se debe quedar solamente en hacer que un libro sea accesible, sino que debe contemplar un ejercicio íntegro de promoción, que implica discutir, comprender e intercambiar los textos.

“La estrategia adolece de un diagnóstico que parte mal, que es el tema del costo del libro. Decir que el costo del libro es alto para las personas no necesariamente es cierto. Una persona puede tener los recursos disponibles y no necesariamente leer y, al contrario, se puede no tener los recursos y estar ávida por la lectura. Hay gente que va a las bibliotecas, que pide en préstamo”, dijo en entrevista.

“(Existe una) idea romántica, utópica, de ‘vamos a entregar libros y a hacer que lean’ (...) Es un romanticismo trasnochado de pensar que, por el simple hecho de poner el libro al alcance de la gente, lo van a leer; no necesariamente. Tiene que ver una estrategia de política pública más robusta y no solamente este deseo”.

¿Qué está faltando?

Arturo Saucedo, experto en política cultural, estimó que el gobierno federal debió diseñar una estrategia de lectura basada en la evaluación de los recursos aplicados en años pasados para fomentar la lectura, en las encuestas de consumo y en los indicadores de gestión.

“No hay una política pública, porque si hubiera una política pública, se basaría en esto. Es una ocurrencia, como las ocurrencias que tiene Paco Ignacio Taibo, y lamentablemente son ocurrencias que cuestan dinero, porque se invertirán recursos públicos”, dijo.

Lee: Diputados aprueban la ‘Ley Taibo’

Otro especialista, Carlos Villaseñor, consideró que falta información sobre cómo operará la Estrategia Nacional de Lectura; por ejemplo, qué actividades realizarán las secretarías de Educación Pública (SEP) y de Cultura (SC).

“Es necesario que conozcamos los procesos que son fundamentales para poder evaluar los posibles alcances de la estrategia. En este caso, serían dos cosas: una, los programas nacionales de educación de cultura y derechos culturales; dos, los presupuestos que estarán destinados”, dijo.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad