Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La cosa está caliente: no hay ‘refris’ para Segalmex, el nuevo Diconsa

El programa de Seguridad Alimentaria de México (Segalmex) dará prioridad a la distribución de alimentos no perecederos y de mayor vida de anaquel a regiones marginadas del país.
Diconsa
En caliente. La falta de infraestructura —desde transporte en frío hasta refrigeradores— es un problema que enfrenta la nueva administración federal al intentar llevar los 36 productos de la canasta básica a regiones pobres y marginadas del país.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- El gobierno recién llegado se encontró con un problema para el reparto de alimentos en zonas rurales: no hay refrigeradores en las tiendas.

El titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader, antes Sagarpa), Víctor Villalobos, y su equipo analizan cómo hacer llegar los productos a las comunidades en 34,000 tiendas Diconsa y Liconsa del país, que ahora se integrarán en Segalmex.

Esta cantidad de tiendas, según la comparación del propio funcionario, es mayor que la de la cadena Oxxo en México, con menos de 15,000 tiendas.

Conoce más: Adiós a Diconsa y Liconsa; hola, Segalmex

“Nosotros quisiéramos llegar con productos perecederos, productos más naturales, pero no tenemos infraestructura, no tenemos cadena de frío. No tenemos refrigeradores en las tiendas. Entonces vamos a empezar con aquellos productos que puedan tener mayor vida en anaquel o aquello que vaya a estar enlatado”, explicó Villalobos.

La canasta básica, el principio

Publicidad

Las empresas estatales Diconsa y Liconsa operan en zonas de marginación y pobreza, donde las personas destinan hasta 70% de sus ingresos a comprar alimentos. Y una forma de medir el éxito del programa es que se reduzca ese porcentaje y la gente tenga más dinero para usar en otras actividades.

“Porque la canasta básica per se no va a resolver los problemas de alimentación, sino que va a ser el vehículo a través del cual vamos a llevar fertilizante y semilla mejorada”, detalló el titular de Sader.

Habrá promoción, pero se respetará el gusto

El gobierno se enfrenta también a que a la gente de algunas regiones no le gusta la oferta alimentaria de algunos de los 36 productos que componen la canasta básica; sobre todo los del mar, cuyo consumo no se acostumbra en algunas regiones.

“Vamos a reconocer, obviamente, las preferencias alimenticias de las diferentes regiones”, afirmó Víctor Villalobos.

Estos alimentos se repartirán a bajo costo en tiendas ubicadas en las zonas más necesitadas, donde se busca incrementar el consumo de sardina, que es la proteína más barata y de mejor calidad.

Publicidad

#Opinión| Los desafíos alimentarios para el nuevo sexenio

La ruta de los granos

También se analiza, por ahora, la ruta de almacenamiento y transporte de fertilizantes y granos para estas zonas del país.

“Lo que queremos es que el campesino, el indígena, incremente su productividad. Para eso necesitamos algo de tecnología, necesitamos semilla y necesitamos también fertilizante. Esto no es solamente la distribución”, explicó el funcionario.

Ni siquiera se discutirá el uso de transgénicos’

Publicidad

Y consideró innecesario discutir si el gobierno permitirá el uso de transgénicos porque existen métodos convencionales que permiten elevar la producción que se requiere.

“El tema de los transgénicos ha dividido a la sociedad, ha polarizado a la opinión pública; entonces, no queremos estar en un tema donde necesariamente tenemos que estar teniendo esta polarización. Sobre todo, cuando tenemos tecnologías que nos permiten incrementar los rendimientos sin necesidad de entrar en estas discusiones”, sentenció.

Con las tecnologías convencionales de mejoramiento genético de semillas, dijo, se puede hasta triplicar la producción de granos como el maíz, sin necesidad de utilizar transgénicos.

Recomendamos: Otra raya al tigre: EZLN va contra proyectos de AMLO para el campo

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad