Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La saturación de los servicios forenses, otro signo de la crisis de violencia

Los más de 300 cuerpos almacenados en tráileres en Jalisco son solamente la punta del iceberg de un problema registrado desde hace años: el número de víctimas rebasa a los servicios forenses.
Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses Jalisco
Exterior del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), donde permanecen resguardados los contenedores con mas de 300 cuerpos que habían sido abandonados.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico) - Durante dos años, más de 300 cadáveres permanecieron dentro de dos cámaras de refrigeración móviles en el estado de Jalisco, aún gobernado por el priista Aristóteles Sandoval . La razón: las morgues de la entidad están saturadas.

La situación llegó a los titulares el pasado 16 de septiembre. Las primeras versiones indicaban que en la Zona Metropolitana de Guadalajara había deambulado un tráiler con alrededor de 150 cuerpos, mismo que para ese momento ya estaba resguardado por la Fiscalía General del Estado (FGE).

Conoce más: ¿Por qué un tráiler con cuerpos recorre Jalisco?

Tras darse a conocer el hecho, las autoridades locales confirmaron que la caja frigorífica contenía 273 cadáveres que no han sido identificados y que, además, había otro camión con otros 49 cuerpos.

Publicidad

Por esto, el director del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), Luis Octavio Cotero, y el fiscal, Raúl Sánchez, ya fueron destituidos , aunque antes afirmaron que las morgues de Jalisco están saturadas debido al aumento de la violencia en los últimos tres años.

Las cifras de la violencia en Jalisco

El estado es sede de una de las organizaciones criminales más poderosas de México: el Cártel Jalisco Nueva Generación —liderado por Nemesio Oseguera, El Mencho —, que pelea con sus rivales por el control del territorio.

Publicidad

En ese contexto, tan solo en el último año, Jalisco ha sido escenario de la desaparición de tres italianos —Antonio Russo, Rafaele Russo y Vicenso Russo—, ocurrida en febrero pasado a manos de policías de Tecatitlán, así como del asesinato de tres estudiantes de cine —Javier Salomón Gastélum, Jesús Daniel Díaz y Marco Francisco Ávalos—, cuyos cuerpos fueron disueltos en ácido.

También puedes leer: ¿Alcanzan 17 mdp para buscar a los desaparecidos en Jalisco?

Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), Jalisco suma 1,216 homicidios dolosos en lo que va de 2018. Mientras tanto, la cifra de desaparecidos en el estado asciende a 14,000 en casi cinco años, de acuerdo con la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Una de las víctimas de desaparición es Índira Cotero Ávila, hija del exdirector del IJCF. Se trata de una abogada de 37 años que fue 'levantada' por hombres armados el pasado 9 de julio en el municipio de Tlajomulco.

Publicidad

A la par, entre los cuerpos encontrados en los contenedores frigoríficos y los que están en la morgue, suman 444 cadáveres resguardados por el IJCF, de los cuales solamente 60 están en proceso de identificación.

Guerrero, con el mismo panorama

Con 1,507 homicidios dolosos en lo que va del año, Guerrero, gobernado por el priista Héctor Astudillo, es el segundo estado más violento del país, solo por debajo de Guanajuato (1,671), según el SESNSP.

Publicidad

Desde hace dos años, aproximadamente, la capacidad de almacenamiento del Servicio Médico Forense (Semefo) de Chilpancingo y Acapulco está rebasada por la ola de violencia que azota a la entidad, según ha reconocido el mismo Astudillo.

Recomendamos: Cuando la violencia paralizó la vida en Acapulco

En noviembre de 2016, una fotografía captada por la prensa local mostraba los cadáveres de 10 hombres asesinados tirados en el estacionamiento del Semefo de Chilpancingo, que tiene solo dos cámaras frigoríficas con capacidad para 100 cuerpos.

De acuerdo con las autoridades forenses, la morgue de Chilpancingo almacena más de 600 cadáveres sin identificar, mientras que la de Acapulco, que tiene capacidad para 150, tiene ya 297.

Publicidad

En noviembre de 2017, reporteros constataron cómo peritos y trabajadores de la Fiscalía General estatal hacían las pruebas de identificación de los cuerpos en el área de descarga de la Semefo de Chilpancingo.

Las otras morgues

El hedor de los cadáveres amontonados en Guerrero y Jalisco no es nuevo en el país. Desde 2011, casi al final del sexenio de Felipe Calderón, las morgues de otros estados comenzaron a saturarse como consecuencia de la llamada "guerra" contra el narcotráfico que el panista emprendió.

Publicidad

Entre 2011 y 2012, la morgue de la ciudad de Durango se saturó, luego de que más de 350 cuerpos fueran exhumados de fosas clandestinas. La Fiscalía General local entonces rentó refrigeradores para resguardarlos.

Para 2012, el panorama en el Semefo de Saltillo, Coahuila, era similar. Aun cuando su capacidad era para apenas 25 cadáveres, ya se encontraba rebasado con 45 cuerpos que estaban apilados, y los mismo ocurría en Monclova y Torreón.

Los cientos de cadáveres hallados en fosas en Veracruz a lo largo del sexenio también han saturado los Semefos de Xalapa y Boca del Río, donde incluso han sido apilados a la intemperie.

Esta semana, tras las noticias de lo ocurrido en Jalisco, políticos y especialistas han urgido a atender la situación de los servicios forenses del país, y más aún, a buscar soluciones a la escalada de violencia que afecta a México.

Publicidad

Te puede interesar: Familiares de desaparecidos protestan en Jalisco por "tráiler de la muerte"

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad