Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Costos, contratos y otros detalles del Nuevo Aeropuerto Internacional

¿Por qué decidió hacer un nuevo aeropuerto? ¿Cuánto cuesta? ¿Quién lo construye? ¿Por qué se opone el presidente electo? Aquí te exponemos todos los detalles.
ABC NAIM
Proyecto en proceso. En las obras del nuevo aeropuerto internacional participan 1180 empresas, de las que 90% son mexicanas.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico) - El destino del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), la obra más ambiciosa del gobierno de Enrique Peña Nieto, es incierto. Desde que estaba en campaña, el ahora presidente electo Andrés Manuel López Obrador puso la mira sobre el proyecto y prometió cancelarlo.

Hoy, en un giro en su discurso, el debate está abierto sobre dos opciones: continuar con la obra en Texcoco, pero bajo nuevas condiciones o cancelarla y dar paso a otro proyecto que contempla la construcción de dos pistas en la base aérea de Santa Lucía.

Mientras eso se define, te damos los puntos clave de la obra que aún está en marcha:

Recomendamos: Las dudas en torno al futuro del NAIM

Publicidad

¿Cómo surgió el proyecto?

El aumento de pasajeros que transitan anualmente en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la CDMX (AICM) fue uno de los motivos para que el gobierno actual planteara construir una nueva terminal aérea, de acuerdo con el documento Visión Integral del Nuevo Aeropuerto Internacional.

La expectativa era que, para 2021, vía aérea llegaran a México 42 millones de pasajeros, pero esa cifra se rebasó desde 2017, cuando se recibió a 44.7 millones de personas. La Dirección General de Aeronáutica Civil declaró al AICM saturado.

Publicidad

El exdirector del aeropuerto, Alexandro Argudín, informó en marzo pasado que el actual aeropuerto superó el límite técnico de operaciones permitidas de 394,000 vuelos al año, al registrar 449,664. Las consecuencias fueron retrasos y pérdida de calidad en los servicios aéreos, entre otras. Esta situación, según el gobierno federal, pone al país en rezago en materia de infraestructura aeroportuaria y limita su desarrollo.

Te puede interesar: Los pros y los contras del NAIM, según el análisis que encargó AMLO

¿Quién lo diseñó y quién lo construye?

Publicidad

Los arquitectos Norman Foster, británico, y Fernando Romero, mexicano —y yerno del empresario Carlos Slim—, ganaron la licitación del diseño del NAIM, en un proceso que convocó a profesionales de ocho despachos de diseño arquitectónico de todo el mundo. Su proyecto, presumió Foster, sería el primero del mundo en alcanzar la certificación LEED Platinum, con lo que también sería el más sustentable del mundo.

La construcción del nuevo aeropuerto se licitó a través de 21 paquetes que, en su mayoría, se asignaron a las empresas ICA y Operadora Cicsa, de Slim Helú . Entre las obras que obtuvo el consorcio está la terminal aérea, cuya inversión es de 84,828 millones de pesos.

Publicidad

¿Cuánto cuesta y cómo se financia?

El 2 de septiembre de 2014, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, dio a conocer que el monto estimado de la obra sería de 120,000 millones de pesos. Sin embargo, en el documento entregado al equipo del presidente electo, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), encargado del proyecto, estima que la inversión final sea de 285,000 millones de pesos.

Publicidad

El proyecto es financiado con fondos públicos y privados. Hasta la fecha, se tienen asegurados recursos por 197,000 millones de pesos, de los que 160,000 millones están comprometidos. Las fuentes del fondeo son diversas: desde recursos generados por la alfuencia de pasajeros a través de la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA) —de donde se han obtenido 119,000 mdp—, el esquema de financiamiento Fibra E, recursos de Banobras y dinero público asignado a GACM en el presupuesto de egresos 2018.

¿Cuál es la visión a futuro?

Publicidad

Inicialmente, el proyecto serviría para solventar la demanda de 42 millones de pasajeros al año, pero al rebasarse esa afluencia desde 2017 se ajustó el Plan Maestro del proyecto para que cubriera una demanda de 55 millones de viajeros para el 2021.

Para lograrlo, el NAIM contará con un edificio terminal de 743,275 m2 y tres pistas de operación simultánea, con lo que se convertirá en el primero fuera de Estados Unidos que tendrá esa característica.

Publicidad

¿Por qué AMLO lo rechaza?

Uno de los principales motivos por los que López Obrador ha expresado su rechazo a la construcción de la nueva terminal aérea es su costo, pues dice que el país no está en condiciones de invertir “tanto dinero” en un proyecto que podría resolverse de otro modo. Además, asegura que la obra tendrá un impacto ambiental negativo en la Ciudad de México.

Publicidad

Te puede interesar: Un aeropuerto en Santa Lucía es inviable, dice organización especializada

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad