Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La derrota del PRI: ¿déjà vu del pasado o crisis más profunda?

En 2000, el tricolor perdió la presidencia, su crisis más profunda fue en 2006, se recuperó en 2012 para volver a tocar fondo en este año, ¿cómo han enfrentado las derrotas? Aquí te contamos.
julio 18, 2018 05:30 AM
  1. Las derrotas en el PRI

    El PRI en disputa
    El PRI en disputa Un grupo del partido pide la refundación tras derrota. (Foto: Alan Carranza)

    El PRI repite una historia que vivió hace 18 años cuando, después de ser gobierno por 71 años, perdió la presidencia de la República, y hace 12, con la pérdida consecutiva del poder ejecutivo en 2006, pero hoy con un desfiguramiento mayor en el Congreso y en los estados.

    Tras las dos derrotas pasadas, el PRI supo levantarse hasta recuperar la presidencia en 2012, con Enrique Peña Nieto, de la mano de dos mujeres: Dulce María Sauri, quien era dirigente del partido en las elecciones de 2000 y continuó en su cargo hasta 2002, y Beatriz Paredes Rangel, la tlaxcalteca a la que le tocó reconstruir al tricolor.

    Ahora este papel estará en manos de Claudia Ruiz Massieu, la sobrina del expresidente Carlos Salinas de Gortari, que asumió el poder del PRI tras la renuncia de René Juárez y con los “peores” resultados en la historia del partido a cuestas.

    En 2018, a diferencia de lo que ocurrió en 2000 y 2006, el tricolor gobernará en menos estados que nunca y desapareció prácticamente del Congreso, al convertirse en la quinta fuerza política: lejos del poder que detentó hasta 1997, cuando perdió mayoría absoluta.

    Su situación actual es resultado de los años en los que el PRI dejó de escuchar a la ciudadanía y a su militancia, según el diagnóstico de Juárez Cisneros.

    Han pasado 72 años y sólo hemos adecuado cosméticamente a nuestro partido".
    René Juárez, exlíder del PRI.

    "Pareciera que no leímos bien el 68, el 88, el 97, el 2000 ni el 2006 y, como partido, perdimos la gran oportunidad del 2012. Hoy tenemos que preguntarnos: ¿nos cambiaron porque no cambiamos? Y, ¿cuál es la transformación real y profunda que requiere nuestro partido?”, evaluó el hoy ex dirigente en su mensaje final como líder del PRI.

    De frente a una nueva transformación del partido, te contamos qué ha pasado y cómo han sido las derrotas del PRI.

  2. 2000: El primer fracaso

    Sauri, la presidenta en la derrota
    Sauri, la presidenta en la derrota En las elecciones de 2000, la exgobernadora sufrió los estragos de la derrota de Francisco Labastida.

    Habían pasado tres años desde que el PRI dejó de ser mayoría en el Congreso federal y perdió el Distrito Federal. El país seguía sufriendo los estragos de la crisis económica y las consecuencias de las reformas implementadas durante el gobierno de Ernesto Zedillo, quien sustituyó a Luis Donaldo Colosio tras su asesinato y marcó distancia con la dirigencia de su partido, encabezada por Dulce María Sauri.

    “El PRI resintió los daños y nunca hubo compensación política. La impopularidad de las medidas entre la población, en especial entre la clase media urbana”, reconoció la exgobernadora de Yucatán en entrevista con Excélsior .

    Al día siguiente de los comicios presidenciales, el 3 de Julio, Sauri dijo que pensó en renunciar a la presidencia del CEN porque se sintió responsable de la derrota, pero se quedó hasta la renovación de la dirigencia en marzo de 2002.

    Incluso antes de la elección había división interna en el PRI y continuó hasta después de las elecciones. El mensaje con el que Francisco Labastida salió a reconocer que las tendencias no le favorecían fue interrumpido por el del presidente Ernesto Zedillo, reconociendo el triunfo de Vicente Fox.

    Durante la elección, también se orquestó el llamado “Pemexgate”, caso en el que se descubrió un desvío de fondos del sindicato de Pemex para la campaña de Labastida y que motivó una de las mayores multas de la historia al partido político: 1,000 millones de pesos.

    Elecciones 2000

    Presidente en funciones: Ernesto Zedillo
    Candidato: Francisco Labastida
    Número de votos: 13.5 millones
    Presidente del PRI: Dulce María Sauri
    Estados gobernados: 21
    Senadores: 60
    Diputados: 211

  3. 2006: La herida se ahonda

    El ocaso de 2006
    El ocaso de 2006 En la candidatura de Madrazo, Mariano Palacios era el dirigente y después Beatriz Paredes tomó las riendas.

    Para la elección presidencial inmediata posterior a la alternancia, el PRI volvió a quedar tirado en la lona. En esta ocasión, a diferencia de las pasadas elecciones donde Labastida quedó en segundo lugar, el abanderado tricolor, Roberto Madrazo, se convirtió en el priista con menos votos hasta ese momento: 9.2 millones.

    El resultado de los comicios fue bastante cerrado entre Felipe Calderón, el candidato de la continuidad, y Andrés Manuel López Obrador, representante de la izquierda. Al final, el panista ganó la elección más complicada para los priistas por los conflictos internos que arrastraban y la pérdida de gubernaturas y posiciones en el Congreso.

    Antes de nombrar al elegido para abanderar al partido, se habían formado varios grupos internos entre los que destacaron la Unión Democrática –del que formó parte Enrique Jackson– conocido como Tucom (Todos contra Madrazo) y aliado a la exlideresa Elba Esther Gordillo, quien ocupaba el cargo de secretaria general del PRI, y el que lo apoyaba.

    Un día después de la elección del 2 de julio, los gobernadores priistas y los líderes del PRI sostuvieron una reunión en la que Mariano Palacios hizo una declaración de derrota y aclaró que el partido no acudiría a tribunales, mientras un grupo de priistas ya estaban dando los primeros pasos de acercamiento con Calderón y pedían la sustitución de su dirigente.

    La elección marcó la principal crisis política en el PRI y a Beatriz Paredes, quien asumió la dirección del partido en marzo de 2007, le tocó la tarea de reconstruir al partido.

    “La fuerza del partido se deriva de la fortaleza de sus partes (…) No a la balcanización del PRI”, dijo al tomar el mando . Paredes reconoció que había división en el partido y pidió a los militantes construir 'la cuarta etapa del tricolor'. Lo consiguió, pues seis años después, el partido consiguió regresar al poder con el mexiquense Enrique Peña Nieto.

    Elecciones 2006

    Presidente en funciones: Vicente Fox (PAN)
    Candidato: Roberto Madrazo
    Número de votos: 9.2 millones
    Presidente del PRI: Mariano Palacios Alcocer
    Estados gobernados: 17
    Senadores: 33
    Diputados: 104

  4. 2018: Los resultados desastrosos

    El regrseo de Meade al PRI
    El regrseo de Meade al PRI René Juárez Cisneros reconoció el labor de José Antonio Meade como su candidato en la carrera hacia Los Pinos. (Foto: Cortesía )

    Cuando se pensaba que el PRI había aprendido la lección, los comicios de 2018 demostraron que podía caer aún más bajo. La elección de José Antonio Meade como el primer candidato presidencial no afiliado al partido fue solo uno de los factores que auguraban un destino desafortunado, pues pese a que se votó por “abrir los candados” que ponían los estatutos, varios priistas no estuvieron de acuerdo con la decisión.

    Aunado a esto, los casos de corrupción a los que se vinculó al presidente Enrique Peña Nieto y gobernadores como Roberto Borge y Javier Duarte, así como escándalos como La Casa Blanca y Odebrecht, contribuyeron al hartazgo de los ciudadanos que se reflejó en las elecciones locales previas a la presidencial.

    En 2015, el PRI comenzó a perder su mayoría en los estados, pero en las elecciones del siguiente año los resultado fueron aun peores: de 12 gubernaturas en juego, el tricolor solo consiguió cinco. La derrota provocó la renuncia del entonces dirigente Manlio Fabio Beltrones , quien fue sustituido por Enrique Ochoa . El exdirigente de la CFE asumió la tarea de dirigir al partido rumbo a las elecciones de 2017 y las presidenciales, en medio de altos niveles de inseguridad y de corrupción, así como de una gran parte de la población molesta por el poco crecimiento económico, un incremento en el número de pobres y excesos de algunos políticos.

    Recomendamos: Las elecciones 2016 voltean el mapa político

    La dirigencia de Ochoa no había sido bien recibida, pero fue aceptada hasta lo que se veía venir. Con un candidato muy abajo en las encuestas, el dirigente renunció antes de concluir la campaña para darle oportunidad a un priista de cepa, René Juárez , de multiplicar esfuerzos. Los resultados fueron la votación presidencial más baja en la historia del partido y la casi desaparición de los priistas en el Congreso de la Unión.

    En su discurso de renuncia, Juárez reconoció que el PRI no había escuchado a la militancia ni a la ciudadanía y que tenían que reflexionar por qué no merecían el apoyo de los mexicanos. También señaló que el partido no había hecho caso de lo que sus militantes pedían: procesos internos democráticos , demandados por grupos como Democracia Interna –encabezado por Ulises Ruiz – que pidió a Peña Nieto responsabilizarse de la caída del tricolor y cambiar a la dirigencia.

    Claudia Ruiz , como en su momento Sauri y Paredes, tendrá que encabezar los trabajos de reconstrucción en el partido e intentar levantar a la que alguna vez fue la mayor fuerza política en el país.

    Elecciones 2018

    Presidente en funciones: Enrique Peña Nieto
    Candidato: José Antonio Meade
    Número de votos: 7.4 millones
    Presidente del PRI: Enrique Ochoa y René Juárez
    Estados gobernados: 14
    Senadores: 12
    Diputados: 43

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad