Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Elecciones 2019 / desktop ADNPolítico
Publicidad

Los candidatos de Puebla ‘se inspiran’ en AMLO: prometen no vivir en Casa Puebla

Barbosa, Cárdenas y Jiménez Merino coinciden en una propuesta, similar a una que el hoy presidente planteó en 2018. Prometen no vivir en la residencia oficial, sino darle otro uso.
Casa Puebla
Casa Puebla. La residencia actualmente está desocupada. El gobernador interino, Guillermo Pacheco Pulido, decidió no vivir ahí.

PUEBLA, Puebla (ADNPolítico).- Casa Puebla, como se conoce a la residencia oficial de los gobernadores del estado, vive sus últimos meses cumpliendo con esa función, pues los tres candidatos al Ejecutivo local prometen que, en caso de ganar las elecciones del próximo 2 de junio, no se mudarán ahí sino que darán otro uso al inmueble.

La promesa de los abanderados Miguel Barbosa, de Morena-PT-PVEM; Enrique Cárdenas, de PAN-PRD-MC, y Alberto Jiménez Merino, del PRI, hace eco de un planteamiento que el hoy presidente, Andrés Manuel López Obrador, hizo durante la campaña de 2018.

En ese entonces, quien era candidato de la izquierda se comprometió a no vivir en la residencia oficial de Los Pinos, sino a convertir el lugar en un centro recreativo. Así lo cumplió el 1 de diciembre —día de su toma de posesión—, cuando este espacio ubicado en Chapultepec quedó abierto al público.

Recomendamos: El día en que Los Pinos abrió sus puertas al público

Ahora, los candidatos poblanos prometen algo similar con Casa Puebla, un inmueble ubicado en la zona histórica de Los Fuertes de Loreto en Puebla capital y cuya última remodelación se realizó en 2011. En ese tiempo, al inicio del mandato del fallecido Rafael Moreno Valle (2011-2017), la inversión fue de 66.6 millones de pesos.

Barbosa propone una Casa de Cultura

Publicidad

Desde la elección de 2018, cuando perdió frente a la panista Martha Erika Alonso, Barbosa ofrece convertir este espacio en una Casa de Cultura.

Retomó la idea para esta, su segunda campaña, y afirma que elaborará un proyecto para determinar cuánto costaría adecuar el lugar para recibir a los ciudadanos.

La última familia que habitó Casa Puebla fue la de los Moreno Valle-Alonso, quienes murieron el 24 de diciembre pasado tras desplomarse el helicóptero en el que viajaban. La muerte de Alonso fue justamente lo que derivó en la elección extraordinaria de este año.

El gobernador interino, Guillermo Pacheco Pulido, decidió no ocupar el inmueble y ordenó cerrarlo. En un comunicado, explicó que ya será responsabilidad del futuro mandatario decidir qué uso darle.

Lee: Los candidatos en Puebla ‘calientan el ambiente’ rumbo a su único debate

Cárdenas ofrece un Centro Integral para la Infancia

El candidato panista dice que se trata de una casa lujosa que, en vez de albergar al gobernador, puede ser utilizada como un centro en beneficio de niños y adolescentes.

El 30 de abril pasado, en el marco del Día del Niño, dio a conocer que entre sus planes está adecuar este inmueble con ese fin.

“Me gustaría ser gobernador de la niñez, ser representante de todos los niños que no pueden hablar, de los adolescentes que no tienen quien los escuche porque han sido relegados demasiado. En ese sentido, quisiera hacer un lugar para el desarrollo de los niños que no existe en otro lugar del país, por eso Casa Puebla debe convertirse en un Centro Integral de Desarrollo de la Niñez y Adolescencia”, dijo entonces.

Jiménez Merino plantea un espacio cultural y científico

El candidato priista no se queda atrás. En entrevista con ADNPolítico, dijo que a él tampoco le gustaría habitar en una casa lujosa cuando hay cientos de familias que no tienen acceso a una vivienda.

Por eso, explicó, propone que el espacio se convierta en un Centro Cultural, Histórico y Científico.

Hoy por hoy, Casa Puebla está deshabitada y solo es vigilada por un par de policías.

Lee: El candidato del PRI en Puebla niega que el caso Marín afecte su campaña

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad