Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Inseguridad y conflictos políticos marcan inicio de mandato de Cuitláhuac García

En los primeros 100 días del sexenio del morenista en Veracruz, la cifra de asesinatos se mantuvo alta y, según la oposición, persistieron la falta de coordinación y los choques entre instancias.
Cuitláhuac García
El gobernador. García, militante de Morena, asumió las riendas del Ejecutivo veracruzano el pasado 1 de diciembre.

XALAPA, Veracruz (ADNPolítico).- Veracruz cumplió este domingo 100 días bajo el gobierno de Cuitláhuac García, un periodo que diversos actores políticos describen como complicado para el estado, no solo porque persisten problemas de inseguridad pública —reflejados en asesinatos y secuestros a plena luz del día—, sino porque el militante de Morena ha tenido conflictos políticos y batalla para cumplir las promesas que planteó para el arranque de su administración.

Desde el Senado y la Cámara de Diputados, legisladores expresan preocupación por la falta de interlocución con García, así como porque consideran que este ha dado poca información sobre sus programas en obra pública y combate al crimen, entre otros temas.

La diputada federal priista Anilú Ingram, originaria del estado, llamó al gobernador a hacer cambios urgentes y le reclamó ser lejano a los actores que no son de su partido.

“Los veracruzanos hoy quieren resultados de parte de todos los que los representamos, es buena hora de redefinir el gabinete en las áreas que no funcionen, es buen momento de replantear la estrategia, de que inyecte recursos para obra pública y que trabaje de la mano con todas las instancias”, dijo en entrevista.

“Que no se quede todo en esfuerzos aislados. Tenemos una entidad con feminicidios, quitan su patrimonio a la gente, es el primer lugar nacional en secuestros, la percepción de inseguridad es cada vez mayor y es cierto que desde hace años se complicaron las cosas, pero ahora toca sumar esfuerzos”, agregó.

Desde hace alrededor de 10 años, Veracruz capta la atención nacional por sus problemas de inseguridad, que se reflejan en el número de homicidios dolosos, las agresiones contra periodistas y casos de desaparición forzada como el de los jóvenes de Tierra Blanca, por el cual el Estado mexicano ofreció una disculpa pública apenas la semana pasada.

Publicidad

Lee: A 3 años del caso Tierra Blanca, el gobierno se disculpa con las familias

Tan solo entre diciembre y enero pasados, los dos primeros meses del sexenio de García, en Veracruz se registraron 208 víctimas de asesinato, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Esta cifra equivale a un promedio diario de 3.34 crímenes de este tipo.

"Hay una falta de rumbo"

La senadora Indira Rosales, del PAN, coincidió en que este arranque de gobierno se ha caracterizado por falta de coordinación entre el Ejecutivo estatal y otras instancias, así como por poca claridad en los planes para rubros clave.

“No hay perspectiva específica del rumbo para estos seis años, desconocemos cuál será el indicador número uno que buscarán abatir”, dijo.

La legisladora acusó a García de querer dejar las tareas de seguridad pública en el gobierno federal y de no atender las necesidades inmediatas de la población del estado.

“Si bien la Guardia Nacional (impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador) llegará a Veracruz, no podemos esperar que sea la solución total, no debemos cargarle todo al gobierno federal, y más cuando se acaban de crear policías municipales, que son las policías de proximidad con los ciudadanos”, dijo.

En la misma línea, consideró que el Ejecutivo estatal no ha expuesto sus propios planes en obra pública y política social, sino que confía en lo que hará la administración lopezobradorista.

Los desaparecidos y los conflictos políticos

Un tema que despierta particular preocupación es el de las personas desaparecidas en la entidad. Al respecto, el Colectivo Solecito, uno de los primeros que se organizaron en Veracruz para la búsqueda de desaparecidos, estima que hay disposición del nuevo gobierno para atender este pendiente —con acciones como asignar presupuesto para la Comisión Estatal de Búsqueda—, pero advierte que el fiscal general, Jorge Winckler, se ha convertido en un obstáculo.

“El gobernador está cumpliendo, pero el estado de Veracruz pasa por una crisis terrible porque hay un conflicto entre los poderes, entre una Fiscalía General que es yunista (por la cercanía de Winckler con el exgobernador Miguel Ángel Yunes), y que no se ha molestado siquiera en fingir que nunca fue autónoma y que se confronta con un gobierno de Morena y un Congreso local que actúa como veleta”, dijo Lucía de los Ángeles Genao, vocera de la agrupación, quien exige a todas las partes asumir sus responsabilidades.

“Veracruz está sangrando, es necesario que el gobernador muestre firmeza, que marque la agenda, y que el fiscal deje esa postura que da la impresión de que le interesa que Veracruz arda en llamas para que se critique al gobierno de Cuitláhuac”.

En estos meses, Morena quiso llevar a Winckler a juicio político, acusándolo de incumplir sus funciones e incluso de abrir la puerta a casos de tortura en la Fiscalía General de la entidad, pero no logró obtener los votos suficientes en el Congreso local.

Lee: El fiscal de Veracruz libra juicio político en su contra

Reclamos y pendientes

Uno de los sectores productivos más importantes para Veracruz, el de los cafetaleros, da un voto de confianza al gobernador. Sin embargo, advierte de la urgencia de apoyar al campo para sacar a flote la economía estatal.

“Se necesitan compromisos reales y con resultados (...) En estos temas la gente habla mucho, pero no necesitamos más tesis, más libros, urgen nuevos estudios de lo que está pasando ahora, estudios serios con gente que está en el campo”, dijo Cuauhtémoc Apan, empresario cafetalero de la zona centro del estado.

A la par, una revisión de las promesas de García durante el segundo semestre de 2018 muestra otros de sus pendientes.

El morenista, por ejemplo, prometió un ahorro de 12,000 millones de pesos en el gasto público, pero en el presupuesto para 2019 solo se logró uno menor a 300 millones. También prometió reducir su salario en 30%, pero este hasta la fecha se mantiene como el de sus antecesores.

Otras promesas fueron eliminar el cobro de peaje en las carreteras de Fortín y La Antigua, en las que el cobro se mantiene, y remover al fiscal anticorrupción estatal, Marcos Even Torres, contra quien argumenta que fue nombrado de manera inconstitucional, aunque no ha conseguido su meta.

Hoy, al mandato de García en Veracruz aún le queda un largo camino, lo mismo que a la concreción de los objetivos que se planteó antes de llegar al cargo.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad