Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ser contrapeso no significa ser oposición: Martí Batres

Para el presidente del Senado, el Legislativo cumple su rol de contrapeso al equilibrar fuerzas, no oponiéndose a medidas del gobierno. De los órganos autónomos, subraya que deben rendir cuentas.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- El hecho de que en una democracia existan contrapesos al Poder Ejecutivo no implica que estos tengan que asumir un papel de opositor. Así lo considera el senador Martí Batres, presidente de la Mesa Directiva en la Cámara alta, quien señala que la tarea principal del Poder Legislativo y del Judicial es dar equilibrio al Estado.

Los contrapesos son los grandes poderes del Estado, son el Poder Judicial, el Poder Legislativo. Contrapesos no quiere decir oposición".
Martí Batres

En entrevista, Batres asegura que quedaron atrás las acusaciones de intento de censura a la oposición y que el Senado vive una etapa de unidad y apertura nunca vistas, que ha permitido dar salida a temas como la Guardia Nacional, que se aprobó por unanimidad.

Transcurridos seis meses de la actual Legislatura, el presidente del Senado considera que puede dar por completados al menos a seis puntos de los nueve que se plantearon al inicio, pero reconoce que aún existen pendientes como la reforma laboral, lograr la paridad de género en todos los órganos de gobierno y el reconocimiento de la educación superior como obligación del Estado.

Esto es lo que platicamos con él.

¿Que el Congreso es “oficialía de partes” del presidente?
Hay una nueva correlación de fuerzas en el Senado y esa correlación de fuerzas obedece al mandato ciudadano de transformar. Entonces, el Senado tiene una nueva composición interna y sobre la base de esa composición se han empujado diversos procesos de transformación. Quien haga este tipo de afirmaciones es que no ha leído bien los periódicos o las noticias.

Publicidad

Te recomendamos: No hay letras chiquitas en la reforma de la Guardia Nacional, dice Monreal

¿Que la reforma de la Guardia Nacional tiene un transitorio con tintes de la Ley de Seguridad Interior?
La Ley de Seguridad Interior confundía los términos seguridad pública y seguridad nacional, seguridad pública y seguridad interior. En cambio, la reforma en materia de Guardia Nacional es sobre seguridad pública exclusivamente. La Ley de Seguridad Interior no tenía un enfoque de derechos; en cambio, la reforma sobre Guardia Nacional ajusta a este nuevo cuerpo al cumplimiento de los principios basados en los derechos humanos.

¿Por qué antes no y ahora sí Morena apoya un "fiscal carnal" y ministros afines al presidente?
Yo creo que ninguna de las dos cosas es así. La Fiscalía General de la República en su estructura fue decidida en una reforma constitucional en la que no participó Morena. Esta reforma constitucional que da lugar a la Fiscalía General de la República se hace con los votos de otras fuerzas políticas (...) Cuando llegamos ya estaba la disposición constitucional. No veo yo dónde esté la "carnalidad".

Es el Senado el que designa al fiscal general de la República, no es el presidente. Hay un ejercicio bastante autónomo".

¿Qué falta completar en la agenda de nueve puntos que se anunció al inicio de la Legislatura?
Falta el (punto) de paridad de género en los órganos del Estado, falta el laboral que ya empezó en la Cámara de Diputados, ahí va, va caminando. Falta el de la educación superior que está incluido en la reforma de la reforma educativa, también está caminando, y luego, falta lo del fuero que ya estamos planteando. Sé que es una discusión más compleja, pero es de los temas que faltan que hay que resolver.

¿Dos meses serán suficientes?
Este periodo ordinario de sesiones es el que se antoja más concreto (...) todo marzo, todo abril, es un tiempo muy bueno para sacar estos temas.

¿Y sobre la marihuana apurarán el paso con la jurisprudencia de la Corte?
Ese es uno de los temas que tendrán que resolverse, el tiempo en el que se resuelva tiene que analizarse con el gobierno de la República porque tiene diversas implicaciones generales. Tiene que ver con muchos cambios en las políticas de seguridad, pero es un tema que seguramente va a empezar a caminar. Pero no sé si esté para este mismo periodo.

El presidente parece tener la mira puesta en los autónomos, ¿están en riesgo los contrapesos en el gobierno?
Contrapesos es una cosa, órganos autónomos es otra, y dentro de los órganos autónomos una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Los contrapesos son los grandes poderes del Estado, los grandes contrapesos son el Poder Judicial, el Poder Legislativo. Contrapesos no quiere decir oposición. Son cosas diferentes también, pero se generan equilibrios.

¿Cuál es el problema con la autonomía?
En materia de autonomía, hay muchas diferencias. Una cosa es la autonomía universitaria que da la facultad para gobernarse a una universidad. Otra cosa es la autonomía técnica de ciertos órganos que son del gobierno; es más, son del presidente de la República, son cosas muy distintas. Que rindan cuentas es lógico. Si se critica al Poder Judicial, si se critica al Legislativo, por qué no se va a poder criticar a un órgano autónomo, y que se critique a un órgano autónomo no quiere decir que esté en riesgo.

Son entes públicos y la autonomía no quiere decir que son privados, son entes públicos y deben rendir cuentas".

El Senado lleva mano en política exterior, ¿se mantendrán por el principio de no intervención en el caso Venezuela?
El Senado no puede inventar otra Constitución. Si no estamos en La ley de Herodes, para que cada quien tenga su Constitución. Hay una Constitución de todo México y nos rige a todas y a todos, los principios de política exterior están en la Constitución. Estos principios de no intervención y libre autodeterminación de los pueblos que México defiende provienen de la experiencia del siglo XIX, en la cual México fue un país muy intervenido. En una de esas intervenciones perdimos la mitad de nuestro territorio. Nosotros no podemos avalar ninguna invasión a otro país, nosotros no podemos meternos a buscar y poner orden en otro país.

Te recomendamos: En política exterior, AMLO da un giro que divide opiniones (e implica riesgos)

¿Qué pasa con los derechos humanos?
Somos partidarios de que los derechos humanos se cumplan en todo el mundo, pero yo no veo en lo personal que el problema de los derechos humanos se esté concentrado en un país. Hoy en día hay, por ejemplo, gobernantes de otros países distintos a Venezuela que dicen que por ejemplo la homosexualidad es un delito o una enfermedad. Si nosotros vemos que los problemas de derechos humanos o falta de libertades están concentrados en un solo país, vamos a perder la objetividad de la gran complejidad que tienen los problemas de derechos humanos hoy en el mundo.

¿Cómo ir contra los “intocables” cuando el presidente ha marcado un “punto final” para hechos del pasado?
Hay en el planteamiento que hace el presidente, al menos esa es mi lectura, la idea de que los hechos de corrupción se conozcan. Es decir, que no queden tapados, que se sepa cómo ocurrieron, en fin, que haya una responsabilidad pública frente a la historia sobre estos hechos. Lo que hemos vivido en algunos sexenios es que comienza el sexenio y entonces hay un acto espectacular.

¿Nos puede mencionar alguno de esos espectáculos?
Desde hace varios sexenios se ha dado a veces un gran acto espectacular para detener, encarcelar a un personaje corrupto; (esto) ha servido como cortina de humo para tapar los hechos de corrupción de ese sexenio. No se trata de encarcelar, no se trata de simular, se trata de que ya no haya corrupción. Esa es la tarea más difícil.

Te puede interesar: ¿Rosario Robles es un chivo expiatorio? AMLO dice que sí

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad