Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los "súperdelegados" de AMLO: ¿operación política o eficiencia del gobierno?

Aunque Morena asegura que los delegados del gobierno federal garantizarán un mejor ejercicio de gobierno, la oposición advierte de un posible uso con fines electorales. Estos son los puntos críticos.
Entre protestas
Ven regresión. En medio de la aprobación de la rengeniería del gobierno, los diputados panistas tomaron la tribuna por considerar que la legislación atenta contra el federalismo.

CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- La función de intermediarios del gobierno federal y la facultad que tendrán para manejar los programas sociales son dos de los motivos por los que la oposición cuestiona la figura de los delegados estatales, creada con los cambios a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

El artículo 17 Ter establece que el Poder Ejecutivo tendrá en los estados Delegaciones de Programas para el Desarrollo, que implementarán las acciones de gobierno y supervisarán los servicios ofrecidos por las dependencias y los estados a la población.

Las facultades de los llamados "súperdelegados" fueron motivo de discusión este martes en la Cámara de Diputados, donde diputados del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano cuestionaron el peso que tendrán en la relación con el gobierno e incluso el posible uso del puesto con fines de proyección política.

¿Cuáles son los puntos críticos que los diputados de oposición ven en esta figura? Aquí te contamos.

Te recomendamos: Las razones de la oposición para rechazar la estructura de gobierno de AMLO

¿De quién dependen?

Publicidad

En los cambios a la legislación, los delegados dependerán de la Secretaría del Bienestar, pero serán designados por el presidente a través de la Coordinación General de Programas para el Desarrollo.

La crítica: Los diputados consideran que esta figura pone en riesgo el desarrollo del federalismo, pues al depender del presidente es a él a quien deben rendir cuentas y eso podría prestarse a la discrecionalidad.

“¿Ustedes creen que los delegados permitirán una mejor gestión de los programas del gobierno federal? Entonces que estos respondan jerárquica y funcionalmente a la Secretaría de Bienestar, no a un coordinador general que responde a la Presidencia. Evitemos el manejo discrecional del puesto a una sola voluntad”, pidió el diputado Ricardo Aguilar Castillo.

Te puede interesar: ¿Nueva súper secretaría? Así funcionará la SSP del nuevo gobierno

¿Más burocracia?

En campaña, López Obrador prometió que desaparecerían las delegaciones de las secretarías federales. Sin embargo, en la ley aprobada se establece que las dependencias y entidades podrán contar con “oficinas de representación” en estados o regiones, siempre y cuando sea indispensable.

La crítica: La diputada Martha Tagle acusó que es un engaño, pues únicamente se cambió el nombre de los delegados por el de “representantes” —que además responderán a los “súperdelegados”—, lo que podría significar más burocracia y no una medida de austeridad, como se había prometido.

Otro de los cuestionamientos es que se elimine el requisito de que quienes sean nombrados tengan formación afín a los temas que atenderán.

“No van a dejar ni existir ni tampoco va a haber una medida de austeridad y más adelante, cuando se hablan de temas presupuestarios les dan además presupuesto para que funcionen”, criticó la diputada.

¿Plataforma de proyección política?

Los “súperdelegados” controlarán el manejo de los programas sociales del gobierno federal y estarán adscritos a la Secretaría del Bienestar. Entre quienes ocuparán estos cargos hay excandidatos a gobernadores, algunos de los cuales incluso quedaron cerca del primer lugar.

La crítica: La concentración de los recursos destinados a apoyos sociales en estos funcionarios busca crear perfiles electorales y desarrollar clientelas para asegurar la permanencia de Morena en el gobierno.

El diputado perredista Emmanuel Reyes Carmona incluso propuso una reserva de ley para que los nombramientos tengan requisitos expresos como el no haber desempeñado cargos de elección popular o de dirección nacional o estatal en partido político alguno. Sin embargo, fue rechazada.

“Recuerden bien esto cuando los que ocupen estos cargos empiecen a aparecer en las boletas electorales y sobre todo recuerden quiénes de ellos ya han aparecido una o varias veces”, dijo en su intervención.

Recomendamos: PAN amaga con 'impugnar' sesión donde se votó reingeniería de gobierno

¿La llegada de los vicegobernadores?

Además de ser intermediarios del gobierno federal, los delegados estatales supervisarán programas y servicios no solo de las dependencias federales sino también de los estados, incluso en materia de seguridad. También les corresponderá proponer los nombres de quienes fungirán como representantes de las dependencias.

La crítica: Aunque Morena asegura que con esta figura se tendrá un mayor control sobre cómo manejan los recursos los gobernadores —a propósito de casos como el de Javier Duarte—, los delegados fungirán como “vicegobernadores” que incluso podrán contar con su propio "gabinete", al ser nombrar a los representantes de las secretarías, advirtió Tagle.

“Estos virreyes en los estados serán los operadores políticos de Andrés Manuel López Obrador en cada entidad, aunque en esta Cámara se nos quiera decir otra cosa”, consideró el diputado Alán Falomir, de Movimiento Ciudadano.

Te puede interesar: Entre protestas, diputados aprueban cambios a la estructura del gobierno

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad