Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: La fotografía del primer debate

La eterna deuda, con todo y que las moderadoras las pidieron en cada pregunta, fueron las propuestas, opina Martín Gou.

Nota del editor: Martín Gou estudió Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Síguelo en Twitter en @FMGou . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(ADNPolítico) – Si el debate está dando de qué hablar es, en parte, gracias al formato establecido por el INE. Pasamos de un desfile de cartones a una dinámica que permitió la interacción entre la y los contendientes. La eterna deuda, con todo y que las moderadoras las pidieron en cada pregunta, fueron las propuestas.

OPINIÓN: La imagen que proyectaron los candidatos en el debate

Dicho lo anterior, si bien es cierto que los debates no cambian preferencias, nos permiten analizar las estrategias seguidas por cada equipo de campaña dada su posición en los agregadores de encuestas. Como en el futbol, la gran mayoría de los espectadores llegamos con una opción como favorita: al puntero se le reconoce si no hay sorpresas y las gambetas son guiños para los fanáticos; del que está peleando, colarse en los primeros lugares de la tabla esperamos que le saque el mayor provecho a su alineación y, de los que van últimos, que no apechuguen al jugar contra gigantes.

Publicidad

nullCon este preámbulo, van algunas notas del debate de ayer.

Jaime Rodríguez ‘El Bronco’

El candidato de nuestras instituciones, pues fue ahí donde se definió su validez, fue de a ratos el cuarto moderador. Con preguntas a quemarropa intentó materializar el desprecio por los partidos políticos; seguramente, el hecho de haber trabajado por varios años en uno le facilitó esta tarea. Su estrategia fue la honestidad brutal del que no tiene nada que perder: “¿Cree que mentir es malo? Sí ¿Usted ha mentido? Sí”. Robó risas que caían como plomo en la boca del estómago. Ojalá que tenga más mensajes de WhatsApp que votos.

Publicidad

OPINIÓN: ¿Quién aprovechó mejor el debate?

José Antonio Meade

El candidato que se tuvo que presentar tres veces. Habló como secretario, muy pulcro en la técnica, pero ni modo, el problema hoy es político. La marca PRI le pesa mucho, por ahí le dijeron algo de “no usar su honestidad para defender a otros”. Se ganó dos departamentos y no va a comer pastel en un buen rato.

Publicidad

OPINIÓN: Primer debate, ¿un cambio sustancial en la campaña?

Margarita Zavala

La candidata que nos habló de tú. Habló de valores muy suyos y de un Estado valiente. Me gustó que dijera “Que tu gobierno no te dé vergüenza”, aunque, estrenándome como traductor de candidatos, seguro quiso decir “Que tu clase política no esté llena de sinvergüenzas”. Me sorprendió porque esperaba mucho más titubeo, lo cambió por un exceso de efusividad.

Publicidad

null

Ricardo Anaya

La opción del sistema que ganó el debate. Sabe debatir, pero eso ya lo sabíamos. Puso en duda lo de gobernar con el ejemplo y señaló que los gobernadores procesados por la justicia son producto de la alternancia y no del trabajo de una Secretaría (¿ya lo sabíamos también?). Tuvo un momento de profunda empatía cuando confesó que AMLO le había roto el corazón por dejar de ser oposición… ¿cuántas veces no nos ha pasado con las distintas fuerzas opositoras? Tiene razón en que esta elección es antiPRI. Me quedo con “Un país se mide en cómo trata a los menos aventajados”, ojalá fuera algo más que una frase en una conclusión desinflada.

Publicidad

OPINIÓN. La claridad en la rendición de cuentas, ausente en el debate

Andrés Manuel López Obrador

El puntero y ahí se queda. Ha logrado materializar la etiqueta del antipriismo. Su estrategia fue nadar de muertito y eso estuvo bien. Curiosamente “le hicieron montón” con el tema de las personas que ha incorporado a su proyecto… si no te puedes diferenciar, que vean que todos estamos igual de mal. El “ellos contra nosotros” que menciona tiene algo de cierto y lo remató con una rima: “Si esto es ser populista, que me pongan en la lista”. Sus propuestas giran en torno a “la voluntad política del presidente” y hay que ser sumamente críticos al respecto. Lo que me preocupa de López Obrador es que en su discurso no incorpora la división de poderes, si el presidente se levanta temprano, ya la hicimos.

Publicidad

Lee: Además de los ataques, ¿qué propusieron los candidatos en el debate?

Como fotografía final, me quedo con la impresión de que todas las opciones señalaron, desde trincheras distintas, la falta de instituciones representativas. Vimos a varias décadas de experiencia política acumulada tratándonos de convencer de que, ahora sí, y de una vez por todas, van a gobernar para todos. Una suerte de “ellos contra ellos”.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Voces

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad