Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así celebró Porfirio Díaz hace 100 años el Centenario de la Independencia

Porfirio Díaz armó un festejo en la capital que incluyó espectáculos, desfiles, pirotecnia y la inauguración del Ángel de la Independencia
banquete porfirio

Hace 100 años Porfirio Díaz celebró el Centenario de la Independencia y su cumpleaños 80 con un banquete, recreado en estas fotos por la revista Life & Style

banquete porfirio
banquete porfirio

El chef particular de Díaz, Sylvain Daumonty preparó "foie gras de strasbourg en croutes, noisettes de chevreuil y puree de champignons".

banquete porfirio
banquete porfirio

Los platillos exigían un viaje épico: se sirvieron con vinos de Bordeaux, jerez gaditano o champaña. Aquí, "escaloppes de dorades à la parisienne"

banquete porfirio
banquete porfirio

El único toque mexicano estuvo en los platos, con borde tricolor y sello del águila porfiriana. También hubo "brioches mousseline sauces groseilles et abricots"

banquete porfirio

Un día como hoy, pero hace 100 años .

El 15 de septiembre de 1910, México se preparaba para celebrar el centenario del inicio del movimiento de Independencia.

Así como en 2010 el gobierno mexicano, encabezado por el presidente Felipe Calderón, prepara una magna celebración del Bicentenario , en esa época el entonces presidente Porfirio Díaz también quería celebrar en grande.

Publicidad

Por decreto presidencial, cada estado, municipio y localidad debían participar de este gran concierto con la conclusión y entrega de una extensa red de obra pública.

El general no quiso dejar nada a la improvisación. Su intención era mostrar al mundo un México moderno y cosmopolita

Desde 1903 arquitectos, ingenieros, constructores y escultores, en su mayoría extranjeros, se encargaron de visualizar la República porfirista para la celebración. Y en 1907 fue conformada la Comisión Nacional del Centenario.

Publicidad

La Ciudad de México fue el corazón de la fiesta y la vorágine constructiva de la época le dio el cariz y traza que hasta el día de hoy conservan la mayoría de sus edificios, avenidas, monumentos y espacios públicos.

La Comisión ofreció un programa diario de los eventos que se realizarían, además, los actos cívicos, desfiles y eventos públicos fueron anunciados en periódicos y en carteles en las calles.

Se invitó a adornar las fachadas de las casas, edificios gubernamentales y establecimientos mercantiles con motivos patriotas, como listones, medallones, banderas, pendones con las efigies de los héroes de la patria , etc.

Publicidad

El presidente Díaz ajustó la fecha independista para que el núcleo de la fiesta fuera el 15 de septiembre de 1910 , que coincidía con su cumpleaños 80.

Según las crónicas de la epoca, ese día los eventos empezaron temprano: espectáculos públicos, funciones populares de teatro, corridas de toros, entrega de juguetes y despensas en el primer cuadro de la Ciudad de México.

A las 9 de la mañana se continuó con el Gran Desfile Histórico que representaba, a decir de los organizadores, las tres épocas de la historia de México: la Conquista, la dominación española y la guerra y consumación de la Independencia.

Publicidad

Por la tarde, espectáculos de juegos pirotécnicos iluminaron las principales plazas del país. A las 23:00 horas se inició la ceremonia oficial en la Plaza de la Constitución, se entonó el Himno Nacional, el presidente dio el Grito e hizo repicar la campana de Dolores.

La prensa dio cuenta de un gran éxito en la ceremonia oficial, aunque Porfirio Díaz y los miembros del gabinete vivieron actos de repudio de grupos antirreleccionistas que portaban retratos de Francisco I. Madero.

El 16 de septiembre, la Ciudad se engalanó con la inauguración de su monumento oficial, el Ángel de la Independencia , obra del arquitecto mexicano Antonio Rivas.

Publicidad

Sin embargo, al margen del entorno festivo que vivía la nación, subyacía una larga presión popular que estaba apunto de estallar.

La celebración recrudeció viejas disputas políticas, económicas y sociales, del mismo modo que avivó los principios antirreleccionistas y democráticos de los partidos opositores.

El presidente Díaz quizá no preveía la magnitud del cambio que vendría para él y para México.

Publicidad

En menos de dos meses brotaron innumerables guerras intestinas para derrocar al gobierno, lo que transformó al país en un campo de batalla durante más de una década.

En 1911 terminó un periodo de 34 años que se conoció como el Porfiriato, cuando Díaz renunció a la presidencia y al ejercicio del poder que había acaparado tres décadas por la Revolución encabezada por Francisco I. Madero , Francisco Villa , Emiliano Zapata y los hermanos Flores Magón.

Publicidad
¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Mantente informado del acontecer político en México y el mundo

Publicidad
Publicidad